Martes 20 DE Agosto DE 2019
Opinión

Terrible abuso de poder en Venezuela

Fecha de publicación: 19-07-19
Por: Editorial

El miércoles pasado, fue finalmente excarcelada la clarinetista venezolana Karen Palacios Pérez, quien permaneció detenida (sin orden de juez, juicio ni sentencia) en una cárcel para mujeres por las fuerzas represivas del régimen criminal de Nicolás Maduro, por espacio de 47 días, aunque 28 días (18 de junio) antes un juez había ordenado su excarcelación inmediata.

La joven Palacios Pérez pertenecía a la Orquesta Filarmónica Nacional de Venezuela; sin embargo, a los tres meses de tocar, fue despedida por haber firmado en una de las listas del referendo revocatorio de 2016, a través de las cuales la oposición política recolectaba firmas para revocar el mandato presidencial de Maduro, quien fue designado a dedo por Hugo Chávez Frías, líder de la Revolución Bolivariana, de corte socialistoide, antes de morir en 2013. Cabe recordar que Maduro resultó electo en abril de 2013 producto de un fraude electoral, que fraguó el consejo Nacional de Elecciones de Venezuela, controlado por el régimen chavista.

La clarinetista Palacios Pérez, de 25 años de edad, denunció el cese arbitrario de su contrato en su cuenta de Twitter el 26 de mayo de 2019. Esto causó que cinco días después, el 1 de junio, fuera detenida por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), cuyos esbirros se hicieron pasar por docentes de la orquesta para incursionar en la vivienda de Palacios Pérez, bajo la sindicación de supuesta instigación pública.

El incumplimiento de las órdenes de libertad es una de las modalidades del abuso de poder bajo el que actúa el régimen de Maduro en Venezuela, a través de la Dgcim y del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), que están calcados en los aparatos represivos cubanos y cuyas torturas, detenciones ilegales, desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales han venido denunciando la OEA y la ONU. Por cierto, la Alta Comisionada para los DD. HH. de la ONU, en su reciente informe sobre la situación en Venezuela, denunció este tipo de atropellos.

El régimen de Maduro, abanderado del Socialismo del Siglo XXI, es responsable de la comisión de los crímenes de Discriminación política, detención ilegal sin orden judicial, puesta en libertad incumplida y los habituales malos tratos en prisión, contra la clarinetista Karen Palacios Pérez, así como de una flagrante violación de la libertad de expresión de ideas. Sin embargo, en la Venezuela actual estos crímenes y los otros que se cuentan por cientos de miles permanecen grotescamente impunes.

Según el reporte semanal del Foro Penal, en las cárceles chavistas se encuentran privados de libertad 590 presos políticos, de los cuales 62 son mujeres. Entre ellos se hallan 20 tuiteros que purgan (o han purgado prisión por interminables días, semanas, meses o años antes de ser liberados por no haber hecho nada) en las infernales cárceles del intolerante y abusivo régimen de Maduro, que, día a día, se burla de su propio pueblo, de la comunidad internacional y de la opinión pública internacional.

En Guatemala, relativamente gozamos de libertad de expresión de ideas, aunque últimamente funcionarios públicos abusivos, intolerantes y enemigos de la libertad de emisión del pensamiento, han amenazado con castigar y encarcelar a quienes critiquen o cuestionen sus actuaciones en el ejercicio de sus cargos. En todo caso, jamás debemos olvidar que la libertad de pensamiento y expresión puede ser conculcada y suprimida en cualquier momento. ¡No debemos permitirlo!