Sábado 17 DE Agosto DE 2019
Opinión

La liebre y la tortuga

¡Vamos a votar!

Fecha de publicación: 19-07-19
Por: Luis Figueroa

 

A partir de los resultados de la encuesta publicada por la Fundación Libertad y Desarrollo, entiendo que, mientras más personas se abstengan de ir a las urnas –o voten nulo, o en blanco– más posibilidades de ganar tiene Sandra Torres; y que mientras más personas acudan a la votación, el próximo 11 de agosto, ese peligro es menor.

Según la encuesta, Alejandro Giammattei encabeza con 40.6 por ciento de intención de voto; en tanto que Torres lo sigue con 33.4 por ciento. Un 6.5 por ciento de los encuestados votaría nulo y 19.4 por ciento dejaría la papeleta en blanco. 40.5 por ciento de los encuestados no votará.

Es momento para recordar que Dante Alighieri escribió: “Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en tiempos de crisis moral”. También es tiempo de bajarle dos rayitas a la frustración por el desempeño mediocre del TSE y “echar pa’lante”. Esto es un asunto de política y hay que tomar decisiones para tratar de salvar lo que quede de la república con la mira puesta en el largo plazo. Esa debería ser la tarea común para los próximos días. ¡Vamos a votar y animemos a la gente a ir a votar!

Es cierto que Torres está cerca de Giammattei; pero es percibida como una candidata corrupta, mala persona, vinculada al narco y mentirosa. De los consultados 37.28 por ciento tiene mala, o muy mala opinión de la candidata; en tanto que solo 11.72 por ciento tiene mala, o muy mala opinión del candidato.

Si a los electores nos corresponde ir a votar, animar a otros y evitar la opción más peligrosa; ¿qué le corresponde a Giammattei? Salir de su zona de confort y mostrar liderazgo, no debe creerse la finta de que “la corriente” lo llevará a la presidencia porque algo así fue lo que perdió a la liebre en su carrera contra la tortuga. No la tiene tan difícil, dadas las cifras de arriba; pero si se confía echará a perder todo…¡todo!

Lo dije antes y lo repito: Sería imperdonable, para nuestra generación no estar a la altura de los guatemaltecos de 1993, 1954, 1944, 1920 y 1871 –para mencionar solo unas fechas clave de nuestra historia– y dejar que Torres y la UNE concentren el poder en sus manos.

¿Ya pasaste por luisfi61.com?