Jueves 12 DE Diciembre DE 2019
Opinión

¿Nos gobiernan ineptos?

El retroceso que ha sufrido el país en el orden social y político es espeluznante.

Fecha de publicación: 18-07-19
Por: Miguel Ángel Albizures

 

Uno puede preguntarse, una y otra vez, qué pasa con el Presidente y los funcionarios de más alto nivel, y puede creer que realmente no saben lo que hacen, que son unos ineptos, que solo toman decisiones funestas para el país. Pero no, son buenos para servir a sus amos y a otros intereses, aprovechándose del momento, del silencio cómplice del pueblo, para llevar agua a su molino y grandes ganancias a sus arcas. Para eso son buenos, son eficaces, y por eso la oligarquía del país se siente plenamente representada, sus intereses están a salvo y crecen porque el Estado ha sido puesto a su servicio y pueden seguir montándose en el pueblo.

Y si ustedes lo ven, nunca el Ejército ha tenido un títere tan bueno como comandante, que hace lo que sus generales o coroneles quieren. No comanda nada, pero tiene poder para aumentar sus recursos y cerrar los ojos ante sus pasos en falso, dejándoles administrar a su gusto el polvo blanco de los cárteles que caen en sus manos y que no están bajo su control, pues los de ellos, funcionan a todo vapor, y embrutecen a nuestra juventud y a la juventud de otros países. Esto no es nuevo, así ha sido siempre, y su mayor ingreso no proviene del salario, sino de las transas y del narcotráfico. A principios de este mes el Vicepresidente –como presidente en funciones–, les benefició con Q115 millones entregados al Instituto de Previsión Militar, ni siquiera sabe para qué los querían, simplemente firmó los papeles. ¡Que ellos mandan, mandan! o, mejor dicho, ordenan porque el Presidente y el Vice, obedecen. No les surtió con los aviones y su buquecito para transportar más droga, pero tienen otros medios para hacerlo. No le surtió a la oligarquía lo del País Seguro, pero tienen seguras sus ganancias por el trabajo a tiempo parcial, el debilitamiento de las organizaciones de los trabajadores y el intento de borrar de la memoria las fechas históricas del Primero de Mayo y 20 de Octubre, frente a una población indiferente, que deja hacer y deja pasar frente a sus narices lo que sea, que no vuelve a aquellos días cuando la plaza vibraba y se hicieron realidad algunas estrofas del himno, obligando a renunciar a quienes hoy están en la cárcel. Fueron días gloriosos, pero estos son de incertidumbre, porque se deja hacer lo que el Gobierno quiere. No se puede seguir esperando el catorce a las catorce para el cambio de Gobierno, pues los mismos seguirán gobernando y beneficiando a los que más tienen en armas y en dinero, mientras el pueblo sigue muriendo y sufriendo la pobreza y la miseria extrema. El martes estalló una nueva bomba de corrupción, esta vez en el Ministerio de Salud, donde hay muchos implicados, incluyendo diputados que hicieron su agosto y que pesa contra ellos la solicitud de antejuicio, ¿será que el exkaibil irá algún día a la cárcel?, quién sabe, pareciera que no se atreven a tocarlo y le mantienen la protección.

El retroceso que ha sufrido el país en el orden social y político es espeluznante, muchas de las bases para su desarrollo, han sido demolidas y para reconstruirlas, se necesitará mucho esfuerzo y muchos años, por eso hay que empezar hoy tirando la indiferencia por un lado y hacerles pagar sus desaciertos.