Jueves 23 DE Enero DE 2020
Opinión

Necesario reordenamiento territorial en la Metrópoli

El problema de crecimiento urbano requiere de intervenciones sustantivas en la planificación urbana para eficientar territorios.

Fecha de publicación: 18-07-19
Por: Juan José Micheo Fuentes

 

El crecimiento urbano conlleva desplazamiento de personas entre territorios, bien sea por migraciones o por nuevas colonias que se construyen. En ese proceso, barrios antiguos pierden valor por el deterioro de sus edificaciones. Descentralizar las ciudades y crear nuevos polos de desarrollo es una estrategia interesante, pero su implementación es sumamente costosa. Los ayuntamientos y Estados tienen recursos económicos limitados, lo que hace difícil el surgimiento de las ciudades intermedias. Una estrategia alterna y más factible de realizar es el aprovechamiento de áreas antiguas de las ciudades, que con inversiones no tan cuantiosas pueden ser remozadas y hacerlas nuevamente habitables. Así como vemos en otros países y más reciente en Ciudad Guatemala se han venido recuperando espacios urbanos con vivienda multifamiliar, oficinas, centros comerciales, estacionamientos y ciertas mejoras en el sistema de transporte colectivo: ornato, cuidado áreas verdes y lugares de convivencia y encuentro comunitario.

El objetivo principal del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) puesto en vigor por la Municipalidad de Guatemala en el año 2007 trata precisamente de que la gente regrese a vivir a la Metrópoli. El POT es un marco jurídico que norma las ubicaciones geográficas, clasifica predios en base a densidad poblacional, regula cambios de uso de suelo, declara áreas verdes y formula prohibiciones de edificabilidad en determinados lugares. Para aumentar la densidad poblacional el mismo POT establece los Planes Locales de Ordenamiento Territorial (PLOT) mecanismo que otorga incentivos a los constructores para hacer edificaciones más intensivas en áreas que interesa modernizar. Ese instrumento se puso en marcha en la zona 4 citadina hace seis años con resultados satisfactorios, surgiendo edificaciones nuevas de uso mixto: apartamentos, oficinas y servicios de distinta índole. Como se recordará la zona 4 se encontraba en total anarquía, coexistiendo vivienda con talleres, bodegas y construcciones de mala calidad. Ahora en ciertas áreas su fisonomía ha cambiado. La calidad de vida de los habitantes ha mejorado significativamente, la gente ahora labora y estudia cerca de sus moradas. Contribuyendo así a liberar la carga vehicular en los suburbios y accesos a la Capital.

La Ciudad de Guatemala cuenta con muy buena infraestructura en las zonas número: 1, 2, 3, 9, 11 y 12 que pueden ser perfectamente recuperadas y repobladas. En mi opinión dichas zonas requieren hacer PLOT’s para cada una de ellas, similar al desarrollado en zona 4. En el caso de zona 1, se nota también la existencia de casas abandonadas y edificios en muy mal estado, flexibilizar la reglamentación del Centro Histórico se hace oportuno, reduciendo prohibiciones para dar cabida a más edificios donde se optimice el uso de suelo. Al repoblarse las áreas abandonadas será necesario mejorar la transportación masiva para hacer la movilidad más expedita entre las distintas zonas y municipios aledaños, se hace necesario planificar e implementar trenes de cercanía, el Metro de transportación masiva con varias líneas de operación o la misma ampliación territorial del Transmetro. Los temas del servicio y suministro de agua, tratamiento de aguas servidas, alcantarillado y basura deben ser complementariamente considerados.

El problema de crecimiento urbano requiere de intervenciones sustantivas en la planificación urbana para eficientar territorios. El crecimiento poblacional es desmedido, las autoridades edilicias pueden atajar el problema pero deben contar con instrumentos de ordenamiento territorial. A la par es necesario diseñar planes urbanos en los municipios vecinos a la Capital y homologar el marco legal. La emisión y ampliación de la normativa es indispensable, pero sobre todo la voluntad política es necesaria para apoyar el progreso de la ciudad más grande y populosa de Centroamérica.