Jueves 14 DE Noviembre DE 2019
Opinión

El país que exporta migrantes

La tragedia migratoria se debe atender de manera urgente.

Fecha de publicación: 11-07-19
Por: Carlos Menocal

 

La tragedia migratoria que emprenden cientos de miles de guatemaltecos tiene una causa básica y se llama inequidad. La falta de oportunidades, la marginación, la exclusión social y la falta de empleo formal no solo son motores de la violencia social sino de la partida de connacionales que buscan de manera desesperada la forma de llevar sustento a sus familias.

La situación socioeconómica va de mal en peor. La tasa de empleo informal es del 70 por ciento de la población en edad de trabajar lo que equivale a más de 4.7 millones de guatemaltecos que están sin seguridad social y quienes viven rogando a Dios poder llevar los alimentos a su familia, al menos por un día. Los indicadores dan cuenta que la pobreza, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), alcanza al 59.3 por ciento de los
guatemaltecos y la pobreza extrema el 23.4 por ciento.

El gobierno del presidente Jimmy Morales ha agudizado la crisis social y económica pues los indicadores no son alentadores. Recientemente el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales calificó de “vergüenza nacional” el hecho de que más de 890 mil niños y niñas menores de cinco años sufran desnutrición crónica.

En materia educativa, la cobertura se redujo en la primaria al 78 por ciento. Y en preprimaria, básica y diversificada al 40 por ciento lo que significa que la juventud crece sin ninguna aspiración de formación académica y sin herramientas para la búsqueda del poco empleo que se ofrece en el país.

Esta realidad motiva y obliga a cientos de miles de guatemaltecos a salir de ella pues necesita buscar las soluciones para sus problemas personales. El éxodo hacia Estados Unidos, en particular, se ha hecho más difícil, es cruel e inhumano.

Lejos de mejorar las condiciones sociales, Morales se ha dedicado a otras actividades como robustecer el presupuesto del Ejército, no solo por la compra de aviones sino a través del crecimiento de sus recursos. Ha volteado la mirada y su atención a otro lado cuando se trata de tragedia migratoria.

Peor aún, Morales ha anunciado su intención de convertir Guatemala en un tercer país seguro cuya acción únicamente complace al gobierno de Donald Trump. Esta modalidad criminalizaría a los migrantes que pasen por nuestro país y los estigmatizaría. A ello, habrá que agregar que Guatemala no tiene recursos para poner en práctica esta demanda de Estados Unidos.

Mientras el Gobierno ignora la tragedia migratoria, en los centros de detención los migrantes, organizaciones de Derechos Humanos y senadores de aquel país, denuncian serias violaciones a nuestros connacionales.

Esta tragedia migratoria se debe atender de manera urgente y los candidatos a la Presidencia de la República deben exponer sus planes para ello.