Domingo 19 DE Enero DE 2020
Opinión

Guatemala: ¿Tercer país seguro?

Todo un disparate.

Fecha de publicación: 28-06-19
Por: Álvaro Castellanos Howell

 

Hace poco, un estimado columnista de este mismo medio calificó la idea de considerar a Guatemala como un tercer país seguro, como una falacia.

Tiene razón.

Pero creo que también podría considerarse como un eufemismo.

Me explicaré por qué considero que es un recurso retórico para esconder palabras más desagradables con las cuales calificar realmente a nuestro país.

Pero quizás antes, es necesario abordar un poco más a fondo de dónde viene el término o el
concepto de “tercer país seguro”.

Si no me equivoco, deriva de la Convención sobre el Estatuto de Refugiados que se firmó en Ginebra, Suiza, en 1951.

Con ese concepto se busca que, cuando una persona abandona su país para solicitar asilo en otro, este segundo país (EE. UU. en nuestro caso) puede negarse a recibirlo y remitirlo a un tercero, que considere que puede darle las mismas atenciones.

No basta con tener buena voluntad para ser considerado tercer país seguro.

Según la Convención de Ginebra, hay unas condiciones mínimas que un país debe cumplir para poder tener esa categoría.

La principal es garantizar que los solicitantes de asilo no van a ser retornados a su país de origen (es decir, respetar el principio de “no devolución”).

Además, debe asegurar, entre otras cosas: i) el derecho a la vivienda, seguridad social, servicios médicos, empleo y educación; y ii) el derecho a la reunificación familiar.

Hay mucho más que decir sobre este concepto universal, pero en esencia busca aliviar la carga de los países que reciben más solicitudes de asilo. Una de las regiones del mundo donde más se ha observado la aplicación de este concepto es en la Unión Europea.

Que yo sepa, EE. UU. solamente tiene un acuerdo vigente para el tema de “tercer país seguro” y es con su vecino del norte: Canadá.

Ello, a la luz de todo lo anteriormente
mencionado, hace sentido.

Guatemala, ¿llena los requisitos para ser un tercer país seguro?

La respuesta es clara.

No es casualidad que México, precisamente, rechazó casi de inmediato ser considerado como un país sustituto de EE. UU. para efectos del asilo de los cientos de miles de centroamericanos y de otras nacionalidades que huyen de sus países.

Volviendo al punto: todo esto es una gran falacia, porque Guatemala no podría ser país de asilo jamás para los propios guatemaltecos.

Tampoco llenamos ningún requisito para ser válidamente considerados como tercer país seguro para los que escapan de las condiciones de vida de otros países.

Y me parece que también es un eufemismo, para esconder otras tristes caracterizaciones de nuestro país:

¿País sumiso? ¿País vendido? ¿Campo de
concentración?

¿Cuánto influyen los intereses políticos personales de quienes gobiernan aquí y allá para caer en este gran disparate?