Jueves 18 DE Julio DE 2019
Opinión

Si te vi no me acuerdo

Lo bonito del relajo en el conteo de votos, es que los que más alegan son los que no sacaron ni el uno por ciento, gritando hasta donde les da el galillo que hubo fraude.

Fecha de publicación: 25-06-19
Por: Amílcar Álvarez

 

El camote armado con el conteo de votos no es un caos organizado como quieren hacerlo ver, es la incapacidad del TSE, en deterioro acelerado hace varios eventos electorales. Empezaron mal sus señorías con el bono de independencia, que deberían devolver por los deméritos acumulados, antes de que se les ocurra recetarse por unanimidad el del estribo. Los bonos con nombres raros abundan, faltando solo el del vacilón para terminarla de jocotear. La ausencia de idoneidad en el desempeño de los cargos, es propio de la administración pública, empezando por Jimmy que paquete cuetes. Además, en este bochorno ayuda que en la primera vuelta no había ganado nadie que le sacara ronchas a los que prenden candelas a Maximon, para que Giamma gane en la segunda voltereta.

REMEDO cuenta que un día sexteando vio a una magistrada amiga de la infancia, pensando al vuelo, chance a la vista. Se acercó y la saludó diciendo buenas tardes. Buenas, señor contestó madame. Sorprendido reaccionó y dijo, seguro ya no te acuerdas de mí. De patojos jugamos a las escondidas y arranca cebolla en la colonia la LIMONADA, pero la vida nos separó sin querer, como dice la chanson, ironizó. Después de mirarlo como ave rara, la MAGIS dijo: perdona, es que pareces mueble fino y cuesta reconocerte. Como así, preguntó. Estás bien acabado, fue la respuesta demoledora. REMEDO reaccionó emputado y dijo, a mí también me costó dar que eras vos, parece que te hicieron un tune up completo. Y agregó, todos(as) son iguales, después de andar en camioneta andan en Mercedes, olvidando su origen y sus cuates. No comen frijoles, entrándole con pasión a manjares de gusto suave y delicado, y se hospedan en hoteles 5 estrellas porque no hay de 9, con viáticos de película a costillas del pópulo. No te enojes mi rey respondió perpleja la MAGIS. Le dio una palmadita en el hombro y dijo, pásate por el tribunal voy a darte chance de orégano. Seré buen consejero afirmó ilusionado. Y con voz dulce y amable la MAGIS le dijo, no seas bruto, con tus orejotas lo que podés hacer bien es oír lo que no oigo. Indignado más de la cuenta, REME le contestó, soy chismoso actualmente de baja pero no acepto. Prefiero morir de hambre o de amor que es peor, en este tiempo infame en que, es normal andar contra la vía como el diputado Jengibre, que al fin se va dejando de joder a medio mundo. Entonces, la MAGIS con solemnidad fingida, tratando de zafar bulto y evitar el olor a chicharrón con yuca y venado, dijo apresurada: como solo mates sos, voy a ponerte en una mesa a contar votos. Dicho y hecho. El dieciséis de junio a las siete en punto empezó el milagro, y por arte de magia el número seis se convirtió en nueve y el ocho en dos, armándose un despelote de mil pares de putas, al meter otros magistrados a sus cuates en el fiambre. De modo y manera que al no saber restar ni sumar, solo multiplicar y dividir gente, los resultados como dicen que decía Einstein, no pueden ser los mismos haciéndose bolas, y así fue. Las consecuencias están a la vista, al olvidar que la prudencia aconseja, no cambiar lo que funciona. Mientras desenredan el enredo, en urnas revueltas ganancia de perdedores y pecadores…

Lo bonito del relajo en el conteo de votos, es que los que más alegan son los que no sacaron ni el uno por ciento, gritando hasta donde les da el galillo que hubo fraude. No es cierto. Las anomalías son subsanables y con la revisión se adjudicarán los votos que corresponden a cada partido y candidato, terminando el conato de incendio. La lección es que, al designar magistrados del TSE hay que ser selectivos y no complacientes, por compromisos adquiridos. El deterioro del Tribunal obliga a revisar el sistema, evaluar el de otros países y adoptarlo y adaptarlo, si es conveniente. Digo.