Viernes 22 DE Noviembre DE 2019
Opinión

Para muestra electoral del país, un botón municipal

Fecha de publicación: 13-06-19
Por: Jose Rubén Zamora

En La Pepesca, Zacapa, está compitiendo por la alcaldía Karen Xiomara Ovalle de Cifuentes, hija del narcotraficante Vicente Ovalle, más conocido como Chente Ovalle de La Pepesca, a quien en tiempos de la Gruesa Baldetti, por sus órdenes directas y en coordinación con la ex gobernadora y actual candidata a diputada, Carolina Orellana, se le brindaba seguridad con una patrulla de la Policía Nacional Civil en su casa, y otra patrulla que custodiaba sus movimientos cotidianos. Karen Xiomara Ovalle de Cifuentes es esposa de Sergio Cifuentes, quien guarda prisión, en espera de su extradición a Estados Unidos por narcotráfico.

Karen Xiomara Ovalle de Cifuentes ha gastado más de Q 12 millones en su campaña y tiene previsto alcanzarlos Q18 millones para asegurar su victoria. Ha entregado cupones por alimentos y en efectivo zonas urbanas y rurales: Q300 para solteros y Q800 para quienes tienen hijos. Es su manera, muy tradicional, por cierto, de comprar el voto. La sede de su comité electoral se mantiene llena de colas de personas de escasos recursos, pues ahí y en sus mítines también entrega cupones por alimentos y efectivo. Tiene prometidos Q800 extra por voto, eso sí, 24 horas después de que se haya confirmado su victoria. Recluta a votantes no solo en Zacapa, sino también a campesinos de otros municipios de Zacapa y de Izabal y Chiquimula. No tiene un pelo de tonta la doñita Ovalle, sólo fuertes convicciones disque keynesianas.

Su operador en el “acarreo” de votantes provenientes de otros departamentos y municipios, es Elíseo Vargas, a quien miembros de la familia Ovalle le financiaron la campaña en 2011, y lograron sentarlo en la silla de alcalde entre 2012–2016. En 2015 también financiaron su campaña de reelección, pero perdió. Ahora, en agradecimiento, con el fin de que voten por Xiomara de Cifuentes, Eliseo Vargas, “acarreará”, prodigará alojamiento y alimentación a unas 2 mil personas del área rural de Los Amates y Morales, Izabal; muchas de ellas aún están empadronadas en Zacapa.

Para esos 2 mil visitantes electorales, Xiomara y Eliseo han rentado un predio en La Fragua, propiedad de Carlos Pineda, ex alcalde del municipio. Ahí acamparán, y se les brindará alimento y hospedaje, y se les pagará el bono de la victoria de Q 800.

Por cierto, aunque es harina de otro costal, en el período de Cheyo Vargas, la deuda de la empresa eléctrica de Zacapa creció Q 30 millones y con la actual administración acumuló otros Q 50millones. La deuda ya es impagable.