Jueves 20 DE Junio DE 2019
Opinión

¿Alegres elecciones?

Las “alegres elecciones” son realmente un proceso serio, tanto más, en la medida que el ciudadano cobre conciencia del relevante papel que juega el Régimen Electoral.

Fecha de publicación: 12-06-19
Por: Lizardo A. Sosa L.

 

Las elecciones generales son motivo de fiesta ciudadana, pero también propicia para la reflexión sobre el futuro de la nación, pues la elección periódica de autoridades concreta la delegación del poder soberano del pueblo en quienes alcancen la mayoría de votos necesaria para ser electos en los miles de cargos de elección popular.

Siendo así, las “alegres elecciones” son realmente un proceso serio, tanto más, en la medida que el ciudadano cobre conciencia del relevante papel que juega el Régimen Electoral dispuesto en el Artículo 223 de nuestra Constitución Política y de la importancia de una consciente y decidida participación ciudadana en las decisiones políticas, tan venida a menos en la LEYDPP y tan poco atendida por los legisladores, el TSE y por la clase política dominante, que han dejado el campo libre a las decisiones políticas cupulares o incluso unipersonales, sin que se propicie una verdadera participación democrática ciudadana.

Elección tras elección, una y otra vez, comprobamos que nuestra democracia va para atrás; o, en el mejor de los casos, no pasará “de zopilote a gavilán” mientras siga manejada por la politiquería prevaleciente que ha actuado para mantener su poder, al servicio de intereses oscuros, postergando disposiciones legales que viabilicen la participación ciudadana real en los procesos de toma de decisiones al interno de los partidos, relativas al programa político, la elección de las dirigencias partidarias y la designación de candidatos a cargos de elección popular.

Como sabemos, la “politiquería” ha negado una LEYDPP que magnifique el poder ciudadano, la democracia al interno de los partidos, la necesaria y urgente educación y capacitación política, el establecimiento de distritos electorales pequeños y el voto por personas concretas; tampoco se ha hecho algo para superar la restricción del Artículo 157 constitucional, relativa a conformar distritos electorales pequeños que mejoren la legitimidad y representatividad de los electos.

En adición, el TSE debe abstenerse de violar los derechos políticos de los ciudadanos, aplicando arbitraria y selectivamente disposiciones que permiten la participación de unos y niegan la de otros, al gusto de quién sabe qué intereses, por ejemplo, en la aplicación del Artículo 113 constitucional relativa a los trabajadores del Estado, desatendiendo la disposición del Artículo 223 constitucional, relativa a que “todo lo relativo al ejercicio del sufragio, (y) los derechos políticos…” se rige exclusivamente por la LEYDPP, pero se inhibe de aplicarlo a candidatos con denuncias penales formalmente presentadas por el MP ante juez competente; y, por otro lado, “desinscribe” a un candidato con finiquito obtenido por amparo de juez competente y se abstiene de aplicarlo a decenas de candidatos inscritos con finiquitos obtenidos gracias a amparos judiciales, gestionados ante la actuación parcializada y abusiva de la Contraloría General de Cuentas, al negarse a emitir el finiquito y abstenerse de presentar las denuncias de faltas, infracciones o ilícitos ante los órganos jurisdiccionales correspondientes.

Mientras tanto, disfrute el evento electoral. ¡Vote por el candidato que considere mejor!