Domingo 8 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Veinticinco años de lucha y resistencia

Por mí, por nosotras y por las otras. Alianza Política Sector de Mujeres.

Fecha de publicación: 01-06-19
Por: Mariajosé Rosales Solano

 

Este mes de mayo, la Alianza Política Sector de Mujeres cumple 25 años de existir y estar presente en la organización política de este territorio. 25 años de lucha, resistencia, organicidad y crear propuestas para mejorar las condiciones de vida de las mujeres y los pueblos.

La historia de esta alianza se vincula al esfuerzo permanente por democratizar esta sociedad, desde la etapa de negociaciones de Paz. En ese momento la articulación entre movimientos políticos era importante para el logro de acuerdos integrales. Muchas mujeres eran del movimiento estudiantil, sindical, indígena, revolucionario y se dieron cuenta la necesidad de organizarse y desarrollar propuestas específicas para las mujeres. Fue en ese momento y las tardes de los jueves permanentes, que el Sector de Mujeres se constituyó. Sus intervenciones en la Asamblea de la Sociedad Civil, hizo muchas veces, que los hombres se molestaran y les llamarán “putas”. Ellas siguieron presionando.

Estuvieron presentes en las propuestas de política fiscal, el Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas, el sistema de Consejos de Desarrollo Urbano y Rural Estuvieron pendientes de que se consideraran las necesidades de las mujeres, de las clases populares y los pueblos indígenas. Denunciaron, junto a otras, la violencia sexual y la histórica crueldad hacia los cuerpos de las mujeres. El Sector habló sobre las desigualdades en la vida laboral, la necesidad de las guarderías y los derechos en el período de gestación y lactancia. Cuando relatan este proceso, se siente la pasión y la esperanza por la posibilidad de mejorar la vida en Guatemala.

Después de la firma de la Paz, el Sector ha sido parte constitutiva del movimiento de mujeres y feminista por el fortalecimiento organizativo a nivel departamental y fue corresponsable de la conformación del Foro Nacional de la Mujer. Ha sido de las organizaciones que presionan por la institucionalidad de las mujeres. Fue parte de la creación de la Secretaría Presidencial de la Mujer –SEPREM– y la Política Nacional, ha presionado en el ámbito de la justicia, la salud, los derechos laborales, la economía, y ha realizado propuestas y logrado aprobaciones de leyes a favor de las mujeres.

El Sector ha sido parte de los movimientos políticos que salen a las calles a exigir el respeto a la vida y denunciar las atrocidades de grupos económicos como el CACIF y las empresas transnacionales que intervienen y despojan territorios. Ha luchado contra la criminalización de los pueblos indígenas, contra el Tratado de Libre Comercio, la impunidad, la corrupción y a favor de la vivienda digna.

En los últimos años, ha hecho importantes aportes para evidenciar el racismo y la carga de obligatoriedad del trabajo no remunerado de los cuidados. Asimismo, sus reflexiones desde las cosmovisiones mayas, xinkas constituyen una riqueza invaluable para abordar temas como la economía feminista, el consumo, las prácticas de producción y las acciones contra el empobrecimiento en los territorios donde se encuentran las organizaciones que lo integran.

Este espacio no da para mencionar todos los aportes realizados por esta alianza, junto a los movimientos políticos, en este territorio llamado Guatemala. Brindo por quienes integran el Sector de Mujeres, por ellas, por nosotras y por las otras. Por la dignidad y la vida de las mujeres y los pueblos.