Viernes 23 DE Agosto DE 2019
Opinión

Pata alevosa –con perdón de los patos– dispara a sofisticada escopeta

 

 

Fecha de publicación: 24-05-19
Por: Jose Rubén Zamora

 

Con cinismo y descaro, hipocresía y desfachatez, aprovechando un desliz irrelevante e intrascendente, un mal entendido sin daños ni consecuencias concretas excepto confusión; la siniestra y perversa Sandra Torres exige la renuncia de Juan Francisco Sandoval, un joven fiscal valiente, capaz, audaz, humilde, riguroso y lleno de coraje.

La razón: la ausencia de razón: no obstante la fama que precede a Sandra Torres, de vengativa, rencorosa, visceral y malvada, capaz de terminar sin escrúpulo alguno con quien se le ponga en el camino, se atrevió a perseguirla penalmente.

Es inaudito, aunque comprensible, pues le tiene pavor, que una narco clepto política impune e inmune, como Sandra Torres, con tantos vasos comunicantes con el crimen, en sus diferentes manifestaciones, se atreva a exigir la renuncia del fiscal Juan Francisco Sandoval, uno de los contados y connotados héroes en la lucha contra la corrupción y
la impunidad.

Además, es muy posible, que en el último momento, las agencias norteamericanas, hayan optado, como suelen hacerlo, por decidir retener a Mario Leal como colaborador eficaz.