Sábado 14 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Perdimos el “Debate”

Duro elegir sin campaña y sin debate serio.

Fecha de publicación: 22-05-19
Por: Rodolfo Neutze

 

A menos de treinta días de las Elecciones Generales vemos con mucha preocupación que en las áreas urbanas la mayor intención de voto la tiene el NS/NR, es decir la incertidumbre. A este paso la gente tomara su decisión el viernes catorce de junio cuando empiece la ley seca y queden apenas horas para ir a elegir en las urnas. Nuevamente estaremos marcando cinco papeletas con enormes dudas en muchas de ellas, y la verdad es que para los creyentes solo nos queda pedirle a Dios que en un acto divino ilumine a la mayoría de la mejor manera y que escojamos quien sepa llevar a Guatemala por un mejor rumbo.

Desde muy joven recuerdo que durante la época de elecciones el momento decisivo siempre era el “debate” que organizaba la Asociación de Gerentes de Guatemala. Un esfuerzo importantísimo de ilustres guatemaltecos que al retornar hacia el rumbo democrático querían que la población pudiera tener una visión más clara de las propuestas de los candidatos presidenciales. Nadie que quisiera ser electo podía atreverse a no asistir a este “debate”. Desafortunadamente como muchas cosas en nuestros procesos electorales, este valioso recurso no se ha perdido definitivamente pero ya no tiene el peso de antes. Qué bueno que los miembros de AGG sigan realizando el esfuerzo y que ‘TV Azteca’ los transmita. Ojalá una parte de la población logre verlos y tome sus decisiones de acuerdo con lo que allí suceda. Hace cuatro años el moderador Luis Felipe Valenzuela realizó un excelente trabajo y logró generar un debate de altura y productivo. El problema es que no todos los candidatos punteros fueron, algo que seguramente se repetirá en este proceso electoral.

Todos nos quejamos de que la clase política ha bajado y que no llena nuestras expectativas. En muchos casos así es, pero la culpa la tenemos los electores porque no hacemos un análisis más a profundidad de la oferta política. Hemos perdido recursos importantes de estudio electoral como el que se logra escuchando debatir a los candidatos, pero debemos buscar otros medios de informarnos. Este proceso atípico nos tiene, según los analistas políticos, a un paso que pase a segunda vuelta el binomio que logre llegar a un doce o quince por ciento de los votos. Así como puede ser una maravilla para un candidato preparado, pero poco conocido, igual nos toca que pase uno malísimo pero que tenga un apellido conocido o que suena más.

Como guatemaltecos responsables, aunque el “debate” haya perdido su peso e importancia, debemos encontrar cómo medir a los candidatos con la vara más estricta posible. El que no está dispuesto a presentarse a debatir, el que no dice cómo cumplirá lo que promete, el que ofrece cambios a futuro, pero no tiene un pasado que lo respalde, NO debe contar con nuestro voto. Este dieciséis de junio no solo elegimos alcaldes, diputados o binomio presidencial. Estamos ante la enorme responsabilidad de elegir entre gente que pueda llegar a servir y hacer los cambios necesarios, o mantener en los puestos a los que se han servido a nuestras costillas y que no han dado resultados.