Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Opinión

Finalmente a la Corte Internacional de Justicia

Fecha de publicación: 16-05-19

El pasado miércoles 8, la mayoría de la población beliceña (55.37 por ciento), en un referendo convocado al efecto, decidió que está de acuerdo con someter a consideración de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) el diferendo territorial entre Guatemala y Belice.

Efectivamente, los votos favorables a que el diferendo se dirima en la CIJ fueron 53 mil 388 (55.37 por ciento), mientras que los votos en contra fueron 43 mil 29 (44.63 por ciento). Concurrió a la consulta el 65.05 por ciento de los 148 mil beliceños habilitados para votar.

Cabe recordar que el domingo 15 de abril de 2018 se celebró en Guatemala la consulta popular sobre el acuerdo especial para someter el diferendo territorial, insular y marítimo entre Guatemala y Belice ante la CIJ, suscrito por los gobiernos guatemalteco y beliceño el 8 de diciembre de 2008. El 95.87 por ciento de los votos fue a favor del “sí”, es decir a favor de que el diferendo territorial entre Guatemala y Belice sea sometido a la CIJ para su resolución definitiva, en tanto que el 4.13 por ciento votó a favor del “no”. Por ende, la ciudadanía guatemalteca, en consulta legítimamente celebrada, aprobó el referido acuerdo especial.

Al haberse aprobado el indicado acuerdo especial en las consultas que se celebraron en ambos Estados, el siguiente paso es que estos soliciten a la CIJ que determine, de conformidad con las reglas aplicables del Derecho Internacional Público según se especifican en el Artículo 38 (1) del Estatuto de la CIJ, toda y cualquier reclamación legal de Guatemala contra Belice sobre territorios continentales e insulares y cualesquiera áreas marítimas correspondientes a dichos territorios, que declare los derechos de ambos Estados en los mismos y que determine la línea fronteriza de sus respectivos territorios y áreas. Además, las partes quedarán obligadas a aceptar como definitivo y obligatorio el fallo de la CIJ, así como a cumplirlo y ejecutarlo íntegramente y de buena fe.

El referido acuerdo especial establece que el procedimiento consistirá en dos etapas: una de presentación de alegatos escritos y otra de audiencias orales. Las partes solicitarán a la CIJ que autorice el siguiente procedimiento escrito: a) Guatemala presentará una memoria (demanda) dentro de los 12 meses siguientes a la fecha en la que el presente Acuerdo Especial haya sido comunicado al Secretario de la CIJ; b) Belice presentará una contra memoria dentro de los 12 meses siguientes a la fecha en que haya sido notificado de la presentación y contenido de la memoria presentada por Guatemala. c) Guatemala podrá presentar una réplica dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que haya sido notificado de la presentación y contenido de la contra memoria; d) Belice podrá presentar su dúplica dentro de los seis meses siguientes a la fecha en que haya sido notificado de la presentación y contenido de la réplica de Guatemala; e) La CIJ podrá, de oficio o si así lo acuerdan ambas partes, autorizar la presentación de argumentaciones adicionales.

Consecuentemente, Guatemala debe prepararse para presentar la respectiva demanda ante la CIJ dentro del plazo previsto. Dada la importancia de esta reclamación, el gobierno guatemalteco debe seleccionar un equipo de juristas nacionales e internacionales de primer orden, a fin de que dicha demanda sea completa, congruente y pertinente. En todo caso, debe tenerse presente que una buena demanda garantiza en un 50 por ciento el éxito del caso.