Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Opinión

“No vayas a desperdiciar el voto”

La peor frase que se puede escuchar y que tiene a Guatemala en miserias.

Fecha de publicación: 15-05-19

 

Durante los procesos electorales guatemaltecos siempre existe un amigo, familiar o conocido que nos alerta que por nada del mundo vayamos a “desperdiciar” el voto por el que consideremos el mejor candidato si no que hay que votar por el que tenga más chance de ganarle al “malo”. Y siempre, no importa quiénes corran, siempre hay un candidato que se merece todos los calificativos terribles posibles. La primera vez que me tocó enfrentar la frasecita fue en el 2011 como miembro de un partido que quiso llevar a Eddy Suger a la presidencia, pero la gente decía que había que votar para que no llegara Baldizón y al hacer caso nos perdimos esa oportunidad de oro de tenerlo como presidente. En el 2015 fue más cercano el impacto de la frase dado que yo me atreví a participar y puse mi nombre y mis capacidades al servicio de Guatemala compitiendo como candidato a VP. Precisamente por que en el 2011 mucha gente no “desperdicio” su voto si no se dejó ir por las expectativas y la población no estaba contenta, nuevamente enfrentamos otra contienda donde había que votar en “contra” y no a favor de nadie. El resultado fue que un externo sin experiencia política ganó la elección y el país ha sufrido ese voto no “desperdiciado”. Es increíble, pero se vuelve tan poderosa la percepción de que no se puede “desperdiciar” el voto que todavía hoy críticos del Presidente, incluyendo familiares y amigos, se excusan de su voto aduciendo que no había otra opción. Algo de clavo les da cuando les recuerdo que yo sí fui opción y que seguramente hubiera logrado mejores resultados si no fuera porque nadie “desperdicio” su voto conmigo. No es queja ni reproche, todo lo contrario. Es simplemente hacer notar que conozco muy bien los efectos dañinos de esta pésima costumbre y que este dieciséis de junio debemos romper el maleficio de una vez por todas. Nadie puede ganar en la primera vuelta por lo tanto vote por el que le parezca sea el mejor, no el más simpático o popular.

El panorama electoral desafortunadamente está todavía incierto y la papeleta presidencial se está decidiendo en las cortes. Terrible que algunos candidatos se queden fuera de la contienda por que le quita la sensación de validez al proceso. Pero es lo que nos toca vivir y la única manera de no volver a pasar por esto es votar por nuestra mejor opción en la primera vuelta, ¡NO POR EL MENOS MALO! Pensar que nuestro voto está siendo desperdiciado es precisamente eso un desperdicio del mayor nivel. En la primera vuelta hay suficientes candidatos para encontrar al que llene nuestras expectativas. En la segunda vuelta pues se reducen a dos, pero antes no. Nadie en su sano juicio se subiría a un avión, un barco, un bus, con el “menos peor”. Usted escogerá en junio al que literalmente debe encargarse de la salud, la educación y la chequera de esta casa llamada Guatemala durante cuatro años. Agarrar el crayón de cera y votar sin pensar toma apenas unos segundos, pero los efectos se perciben durante una década, ojalá de forma positiva porque le atinamos y no porque nos volvimos a equivocar. NO desperdicie su voto, elija al mejor y que la democracia se haga sentir.