Lunes 16 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Leyendas de Guatemala

La Llorona, la Tatuana y la Siguanaba…

Fecha de publicación: 07-05-19
Por: Lionel Toriello

 

Un gringo irrespetuoso dijo una vez que Guatemala “es ese lugar en el que hay piedras que flotan, madera que se hunde, y donde como no quiere decir sí”. Aunque a veces nos moleste, no cabe duda que damos lugar para el sarcasmo, pues aquí no solo la Historia se repite, sino hasta las leyendas. Veamos, por ejemplo, aquella de la Llorona, la que sintiéndose impotente para borrar hechos del pasado, deambula chillando por los ríos y barrancos su infortunio. Hoy, aquí, a una de las aspirantes a la primera magistratura de la Nación, tras la sentencia de la CC, no le quedará más, si esta le resultara desfavorable, que “el recurso del llanto”. En relación a otra, recordemos como la Tatuana, sintiéndose injustamente acusada, penalmente perseguida y a punto de perder su libertad y hasta su vida, dibujó un barco en la pared, se subió a la nave dibujada y se escapó… a El Salvador, y en avión, en la versión moderna. Y finalmente, la de la Siguanaba, la que usando todo tipo de impropios aunque tentadores ofrecimientos, pero sin revelar nunca su verdadero rostro, trata de seducir a los hombres imprudentes o desprevenidos… Y así, al electorado “lo entretienen” viendo “el pulso” entre “la CC”, supuestamente por “los chairos” y “la CSJ”, supuestamente por “los anticomunistas”. Que si la ampliación del plazo, en el caso de Zury, es para que la CSJ y el TSE cumplan con las implicaciones del esperado “amparo” de la CC a doña Thelma, so pena de que caso contrario, “no corriendo las dos, no corra ninguna de las dos”. Que si los gringos, ahora sí, “andan muy mosqueados, vos” por aquello de que “si me preocupas, mi Sandri, ya vienen tiempos trompudos, por la cantada de Mario y su rueda de peludos…” Que ahora, ni Trump detendrá la implosión “del sistema”, que el Departamento de Estado no permitirá que corra “ninguna de las tres”… o que por el contrario, como no quieren a la tercera, que tienen que asegurarse de que corra la segunda (para hacerle contrapeso en la propia izquierda), pero que eso no se podrá, sin que corra la primera…o sea que “tendrán que correr las tres”. Todo es posible en este lugar en el que la realidad sobrepasa a la fantasía. El tiempo pasa, las Cortes no resuelven, al electorado lo distraen y así “el sistema”, buscando sobrevivir, “se defiende”: con toda suerte de cortapisas para la discusión política, un electorado desencantado y apaleado anda “en gallo” de las otras opciones en contienda, más proclive que nunca a desentenderse de todo el cuento, pues no conoce al chumul de nuevos y ya en nadie confía, aunque si vota, votará, obviamente, por alguien a quien por los menos “conozca”, para lo cual cada vez queda menos tiempo; sin convicción, sin mayor esperanza, buscando “lo menos peor”… Para cada escenario, no obstante, “la vieja política” tiene un “Plan B” (ojo con el “doctor Palo” y sus compinches, por ejemplo), calculando que no hay tiempo para que “los nuevos” se cuelen “en el radar” del votante promedio…

¿Qué queda, entonces, ciudadano? Permitimos que en los últimos 30 años partidos que no eran partidos “mercadearan” en nombre de la democracia republicana a políticos sin ideología, sin capacidad y sin escrúpulos, mediante “pura y dura” inversión publicitaria, como quien vende una jabón. En las barriadas y los caminos olvidados de la Patria, la “cultura” política hoy es esa, transaccional, “¿qué se va a dar, candidato?”. Por eso, la sociedad guatemalteca no expiará sus pecados fácilmente. Podrían venir cuatro años con un Ejecutivo débil, un Congreso hiperfragmentado y unas Cortes polarizadas y desprestigiadas; años de confusión y desasosiego. Ya sea que corran o no, “las tres Gracias”, que estarían mejor solo colgadas en el Museo del Prado y deberían ser descartadas por la República, penden sobre nuestras cabezas, como si la Historia quisiera cobrarnos la factura…

Pero no se desespere, ciudadano. Son los dolores de parto del nuevo sistema, del que habrá de surgir. Usted, sin embargo, se tiene que involucrar. Primero, analizando desapasionadamente el escenario y recordando el poder de “la estructura informal de liderazgo de la sociedad”, esa que (creando conciencia cívica) impidió que en las elecciones pasadas, Baldizón y Sandra llegaran al poder. No todo da igual; analice, por ejemplo, la candidatura de Luis Velásquez Quiroa, un hombre honesto, trabajador, preparado, nacido en Joyabaj, Quiché: ciudadano moderado, convencido de las bondades del capitalismo incluyente. Haga su tarea: consulte, por ejemplo, la ideología que hoy se debate al interior del Partido UNIDOS, vaya a “www.ciudadanotoriello.com”. Su opinión cuenta, otros lo escuchan. Hoy cada celular, cada computadora, es lo que antes era una imprenta. Si usted es un ciudadano decente y trabajador, usted tiene influencia con parientes y amigos. La batalla no está perdida. Segundo: sepa que la construcción de nuestro próximo sistema político será el desafío de los próximos cuatro años. La “estructura informal de liderazgo” de nuestra sociedad, “tendrá que meterse en política” y eso lo incluirá a usted. Tenemos que forzar a los partidos a explicitar sus ideologías, a debatir internamente, a hacer elecciones primarias, a volverse verdaderos Partidos, con cientos de miles de afiliados, que dando anualmente “cincuenta pesos por shola”, hagan innecesaria la presencia de “los financistas”. Tiene usted una cita con la Patria, ciudadano. No olvide: cada pueblo tiene el gobierno que merece…