Domingo 20 DE Octubre DE 2019
Opinión

La cantina Un viaje al interior

“El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos”, Marcel Proust.

Fecha de publicación: 06-05-19
Por: María Kaltschmitt

 

Hace algunos años fui invitada al interior del país. Fue una de esas invitaciones que se hace a los capitalinos y a las que respondemos sin gran entusiasmo. Pocos tenemos interés o tiempo, las agendas siempre están demasiado ocupadas.

Sin grandes expectativas, acepté. Conocía los índices y estadísticas de las niñas indígenas en el área rural. La visita sería como tantas otras, pondría en evidencia, una vez más, las condiciones deplorables de la mayoría de establecimientos educativos nacionales, la desfavorable calidad educativa y la desigualdad que aún predomina en el país. A personas como yo, nos gusta llevar puesta una capa de súper héroe cuando hacemos este tipo de visitas. Llevarla, otorga un falso sentimiento de salvadores. Permite un desprendimiento momentáneo del vaivén urbano y nos conecta durante escasas horas con la realidad del país. Confieso que no me siento cómoda usando la capa. Ese día la dejé.

Partimos rumbo a Sololá a las 6:00 a.m. Era lunes. Llegamos a MAIA, un colegio conocido entonces como Estrella de Mar. MAIA fue diseñado hace 11 años para potenciar a niñas talentosas, indígenas, de forma disruptiva a través de innovación y empoderamiento. Comenzamos la visita en casa de Martha, estudiante de MAIA. Más que conversar, tuve la oportunidad de realmente compartir con ella y su familia. El hogar carecía de lujo pero se desbordaba de amor. Lo que ahí experimenté era evidencia del modelo de la organización, basado en proveer educación holística, enfocada tanto en las niñas y jóvenes como en el compromiso familiar, el desarrollo socioemocional de la comunidad, su identidad y cultura.

El viaje incluía distintas actividades que fuimos realizando con las estudiantes. El programa que las forma, se basa en siete competencias básicas. Una de las competencias que más sobresale es la “voz empoderada”. Las niñas y jóvenes, con mirada determinada y mucha seguridad, expresan su capacidad soñadora y plantean interrogantes que invitan a la reflexión.

MAIA es un oasis de oportunidades que libera el potencial femenino, impulsando el liderazgo local, la innovación empática y el compromiso. Su modelo rompe estereotipos raciales y permite que la niña sea vista como la solución y no como el problema de las comunidades. Así lo afirma Ester Noemí Bacal, estudiante de tercero básico en MAIA. A sus 15 años, sueña con ser presidente de Guatemala.

MAIA fue galardonado recientemente con el Premio Zayed, en Abu Dhabi. Lo reconoce como el colegio de Las Américas más innovador e inclusivo. MAIA es un referente a nivel mundial. Destaca como un colegio que provee soluciones innovadoras, de impacto e inspiradoras. ¿Cuándo será referente para otros centros educativos en Guatemala o para el Ministerio de Educación? Actualmente se sostiene por medio de donaciones, extranjeras en su mayoría. ¿Cuándo estaremos más involucrados, las guatemaltecas y guatemaltecos, en organizaciones como MAIA?

Hago una invitación, al compartir mi experiencia. Lo más importante de la visita, no fue el viaje al interior del país. Fue un viaje a lo más profundo de mi interior, de mi ser. Durante ese primer contacto, se rompieron prejuicios de racismo y exclusión impuestos por el contexto en el que nací y crecí. MAIA es ahora parte de un sueño que comparto con quienes lideran esta impresionante organización: una educación digna para las niñas jóvenes de Guatemala.