Domingo 26 DE Mayo DE 2019
Opinión

Dejan solo al narcoamigo

Los guatemaltecos que no pertenecemos a los círculos del servilismo estamos presenciando la caída de un ídolo de polvo y de billetes.

Fecha de publicación: 26-04-19

El señuelo que pusieron los agentes encubiertos de la DEA a Mario Estrada tendrá sus causas y razones significativas para dimensionar los poderosos movimientos del narcotráfico en Centroamérica y México, y semblantear la espiral de poder con que se mueve en el territorio guatemalteco. En este caso, tan puntual, el entrevistado les espetó una sorpresa que no esperaban como una revelación de una estrategia para conseguir el poder: llegar hasta cometer crímenes, con tal de jugárselas y alcanzar la presidencia de Guatemala, a la mayor brevedad posible.

Su sueño y su premio serían darle a uno de los carteles más poderosos toda institución o territorio para utilizar fronteras, aduanas, puertos y aeropuertos de Guatemala, como testimonio de agradecimiento por US$12 millones. Y, como su personal conquista su corona blanca, símbolo del narcopoder de un gobernante. Pero el sueño se le esfumó cuando dos agentes lo tomaron por el brazo, en una soleada calle de Miami y le explicaron la causa de su detención.

Otras justificaciones por esa orden de encarcelamiento, en una prisión de Manhattan, vendrán cuando se comiencen a publicar más causas, casos y delitos, de alto calibre, que llevaron a las autoridades estadounidenses a apresarlo en su territorio. Vergonzosamente público es que aquí, a los carteles más poderosos se les rinde pleitesía, se les saquen ríos de plata, por donde se pueda, a cambio de encubrir el uso que hacen de líderes, seudolíderes, instituciones y fronteras. Con todo y su cercana amistad con el Presidente de la República, la DEA decidió dejar a las autoridades de Gobernación locales babeando de sorprendidos. Inteligente decisión para que no les montaran cualquier trama protegiendo o escondiendo a Mario Estrada.

¡Increíble!, ¡Sorprendente!, ¡Injusto!, Aclamaron sus huestes al enterarse de la noticia. Pero hasta ahí llegaron. A Excepción de su hijo, nadie ha salido a la palestra política defendiendo su “integridad, su honradez, su espíritu generoso y colaborador con las causas del dolor humano”. Existe el testimonio de varios álbumes de fotografías de políticos, de todos los calibres, abrazándolo y sonriendo con miradas de alegría, de agradecimiento, pero hoy toman distancia de esa relación los, en otro tiempo, mayor beneficiados. La sonrisa de Sandra, la sonrisa de Colom, la sonrisa de Zury, la sonrisa de Portillo y muchos más ahora son solo muecas de un pasado interesado y servil. De su militancia en el FRG y su desfile por otros partidos hasta llegar a comprar la UCN, todos hacen mutis.

Aquella que le han admirado risueño político guatemalteco, que tiene décadas de figurar como hombre cercano e influyente en los círculos de la mayoría de poderosos de alto vuelo, y que han figurado en la toma de decisiones en el resguardo del territorio en un trabajo que se justifica señale o límite. Su historial sale a luz pública, con su militancia en el FRG y continúa saltando de un grupo a otro, pero siempre con vínculos significativos.

Tres días han sido suficientes para que los hombres y mujeres que se han beneficiado de las dádivas y los pagos del narcotráfico, a través de Mario Estrada, tomen distancia verbal, se pierdan en el horizonte o se hagan humo, para evitar cualquier señalamiento. Los guatemaltecos que no pertenecemos a los círculos del servilismo estamos presenciando la caída de un ídolo de polvo y de billetes, a quien las autoridades de EE. UU. han dejado solo en el fondo de un pozo oscuro y solitario, como preámbulo al destino de un Ícaro del crimen a quien ahora sus ejércitos de interesados han dejado solo.