Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

A cuarenta años del asesinato del líder popular Manuel Colom Argueta (II parte y final)

Después del fraude electoral en 1974 que lleva al poder al general Kjell Eugenio Laugerud García, Meme Colom sale de nuevo del país hacia Italia.

— Eduardo Antonio Velásquez Carrera

 

El baño de sangre se intensificó durante la gestión presidencial del coronel Carlos Manuel Arana Osorio, 1970-1974. El 13 de enero de 1971 cae abatido, a la salida de su bufete profesional, el doctor Mijangos López. No se respetaba ni siquiera a un intelectual y a un hombre probo, inválido, en su silla de ruedas. En el momento del asesinato, Fito era diputado. Era el colmo de la cobardía y de ignominia. La derrotada guerrilla de oriente y otras fuerzas revolucionarias se aglutinan de nuevo y surge con mayor fuerza en la región del Ixcán, en 1972, con el Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). Las elecciones generales del año de 1974 se aproximaban. Colom Argueta, sobre el gobierno de Arana Osorio, dice: “Si bien es cierto que el gobierno de Arana atemorizó al país también lo es que desde finales de su período la reacción de los sectores populares hizo perder el pánico al terror y en 1974 el pueblo votó ultramayoritariamente a favor del efímero Frente Nacional de Oposición. Este frente carente de una adecuada organización y con la presencia de la DC, dirigida por el ala de derecha que antes había negociado con Arana todavía ganó las elecciones pero no estaba en capacidad de hacerlas respetar. Los sectores estudiantiles, sindicales, campesinos y nuestro propio partido habían sido diezmados a lo largo de las intensas escaladas de represión iniciadas desde el gobierno de Ydígoras; sin embargo, las elecciones de marzo de 1974 representan el momento en que el pueblo comenzó su recuperación en la organización político-social”. En resumen, concluye Colom Argueta: “los métodos antidemocráticos con la utilización de topologías fascistas de represión y terror respondieron a un apoyo externo y a intereses de una minoría nacional que para evitar la libre participación y ejercicio de los derechos políticos económicos y sociales de los sectores populares, desencadenaron la represión contra la oposición popular so pretexto de combatir la guerrilla. Cuando la dirección del PGT abandonó la lucha guerrillera, la Policía capturó y asesinó a todo el comité central, sin juicio ni proceso; para continuar el círculo de represión-rebelión que permite la ayuda exterior de Estados Unidos”. Después del fraude electoral en 1974 que lleva al poder al general Kjell Eugenio Laugerud García, Meme Colom sale de nuevo del país hacia Italia, en donde realiza nuevamente estudios de posgrado en la Universidad de Florencia. A su retorno intensifica el trabajo de organización nacional del partido político en ciernes. El 4 de febrero de 1976 sucede el terremoto, conocido como el de los “Pobres”. Colom Argueta ve caer a su compañero de partido, licenciado Rolando Andrade Peña, quien como director de Asuntos Administrativos de la Municipalidad de Guatemala dirigía la asistencia a las familias afectadas por el sismo. Posteriormente, él mismo sufre un atentado ese mismo año, en las inmediaciones de Pan Europa, en la colonia “La Reformita”, zona 12 de nuestra capital, de la cual sale milagrosamente vivo, aunque herido. Entre 1976 y 1979 alterna sus actividades políticas con la cátedra y la investigación en la Facultad de Arquitectura y en el Centro de Estudios Urbanos y Regionales de la Usac. En este último es recordado por sus compañeros de trabajo, tanto por sus dotes de investigador acucioso y productivo, como por el don de gentes en las relaciones laborales. Ahora, que mis hijos me preguntan por qué no hay líderes capaces y honestos, les respondo, pues los mataron a todos y todos sabemos quiénes fueron, simplemente los antecesores del pacto de corruptos de hoy.

Etiquetas: