Viernes 18 DE Octubre DE 2019
Opinión

“Las alegres elecciones”

Votemos con la cabeza o con el corazón, nunca con el hígado.

Fecha de publicación: 13-03-19
Por: Rodolfo Neutze

 

Este lunes dieciocho de marzo empieza formalmente la campaña electoral. En junio nos tocará elegir diputados, alcaldes y a dos binomios que pasarán a la segunda vuelta. La probabilidad de alguien ganando la presidencia en la primera vuelta es cercana a imposible dadas las circunstancias actuales. Este proceso es más atípico que el de 2015 pese a que en ese se metió a la cárcel a la VP y al Presidente antes de la primera vuelta. Lo es por la única razón que hubo modificaciones a la LEPP que tienen a políticos y votantes en duda de qué se puede y qué no se puede hacer. Todo cambio es difícil y como la primera vez es la que cuesta la elección 2019 no será la excepción. Es nuestra obligación verle el lado positivo a esta elección y no buscar solo lo malo. Yo en lo personal veo como una excelente noticia e importante avance para nuestro país el que ahora para ser candidato a Presidente no se necesiten más de Q200 millones como los que vimos gastarse en las últimas contiendas. Hoy hay un par de candidatos serios que nunca hubieran tomado la decisión de participar si la barrera de entrada siguiera a la altura que OP/RB, MB y AS la habían instaurado.

También existe la novedad de que el voto nulo puede llegar a tener valor en el proceso. Pienso que este cambio es importante para contiendas en donde el terror y el abuso se han apoderado de las alcaldías y esto es un salvavidas democrático para los votantes. En cambio, en la elección para Presidente y diputados hay tal variedad de opciones que todos tenemos por quién votar. El “nulo” no puede ser electo entonces la verdad que resulta ser pérdida de tiempo. Nuestro sistema está hecho para que se le dé representación a las minorías por lo tanto para diputados se puede votar por la opción que más nos guste. Efectivamente se vota por un listado pero se puede fácilmente identificar quiénes tienen oportunidad de ser electos y eso decantar nuestra elección. Y para el binomio presidencial tenemos la suerte que no hay “monstruos” inalcanzables que nos obliguen erróneamente como otras veces a votar por miedo a que quede uno de ellos. Todas las encuestas serias dan fe de que hay “electividad” para cualquiera de los veinte y pico binomios que finalmente queden inscritos. Debemos obligadamente votar con inteligencia y no con miedo o enojo. En la primera vuelta hay que hacerlo por quien proponga realísticamente lo mejor para sacar adelante a Guatemala. Necesitamos un ejecutivo en donde prevalezca el conocimiento de la economía libre y abierta, que pueda conformar equipos y lo más importante que pueda sentarse a platicar con todos los actores y no sea radical. El futuro de nuestros hijos depende de un Presidente que represente la moderación y la búsqueda del bien común, no en alguien que solo desea pelear para implantar su forma de pensar. Hagamos todo lo posible para que este proceso que arranca el lunes sea nuevamente uno al que se le pueda llamar “alegres elecciones” y que sea una contienda de ideas y propuestas, no de ver a quién le cae más basura y porquería.