Jueves 20 DE Junio DE 2019
Opinión

Encuestas y guerra sucia

El uso de las encuestas, su uso y las Fake News darán mucho de qué hablar.

Fecha de publicación: 23-02-19
Por: Danilo Parrinello

 

Hay que cuestionar el uso mediático y propagandístico que ya usan algunos partidos y sus candidatos, malinformando e induciendo a los votantes con supuestas tendencias que les favorecen. Al respecto debiera haber consecuencias jurídicas para las encuestas tendenciosas y manipuladoras que han hecho propaganda encubierta. Hay candidaturas financiadas con capitales de orígenes oscuros que contratan encuestas con absoluta falta de ética y autenticidad. Hay encuestas que generan un gran agravio al próximo proceso electoral. Agravio que afecta a los votantes y a la vida democrática del país. En las encuestas que a diario se publican, sus autores nunca dan a conocer su metodología. Yo respeto a mis conciudadanos y espero que no se dejen inducir en sus comportamientos electorales por la publicación de estas encuestas que caen en lo que se llama Fake News.

Lo terrible de todo esto es que fanáticos del marketing han reducido la más compleja creatividad humana a slogans que sirven para cualquier candidato. Esto ha tenido como resultado el empequeñecimiento del debate público, si no es que a su desaparición. Con ello se reduce la política a un juego de imágenes y frases que convencen a un elector, indolente, ignorante y por ende manipulable.

Las técnicas que se utilizan en el diseño de estrategias de campaña pueden ser inteligentes y tan eficaces que a la larga impactan en la calidad de la democracia. Eso sí con todo el marketing no pueden hacer mucho frente a la creatividad política de un candidato y frente a su biografía, su equipo y la comunicación política.

Debemos reconocer que la democracia en Guatemala tiene muchos problemas y el votante debe conocerlos, debatirlos y examinarlos con minuciosa precisión, de no hacerlo podríamos estar engendrando un monstruo como sucedió en Venezuela o Nicaragua. Hay encuestas hechas a la medida de un candidato y los sitúan en el primer lugar de la intención de voto, pero olvidan publicar el antivoto del supuesto favorito. Hay empresas especializadas en falsas encuestas haciéndolas al por mayor y circulan en las redes, estas se hacen como chantaje a los candidatos para que estos las compren. Lo más evidente de este fraude es que colocan como punteros en sus encuestas a partidos y candidatos que o ya no existen o no pueden participar. De los probables quince candidatos que participarán, algunos ni se han inscrito, y ya se les toma en cuenta y se miente descaradamente en las falseadas encuestas.

Yo les digo a mis lectores que no crean en las encuestas, solamente crean en lo que ustedes investiguen y confirmen. Si no conocen la trayectoria de un candidato, si no conocen qué ha hecho en su vida, sobre todo de qué vive y de qué ha vivido, además indague en cuántos partidos ha militado, y si no lo tiene claro averigüenlo pero no se dejen engañar, hagan lo mismo con el equipo que lo acompaña. Hoy en Google está todo, al alcance de un clic.

Esto es solo el principio ya vendrán las falsas renuncias, los imaginarios vínculos con el narco, las inventadas adicciones o las preferencias sexuales de los candidatos. La guerra sucia apenas ha empezado. Saludos a mi Wachalal Pur Utz.

P.S. Liberen ya a Juan Chiroy.