Miércoles 11 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Estupor: el gobierno aún contra la CICIG

El Ejecutivo, además de mentir y mentir, turba al seguir en pie de guerra contra la CICIG a pesar de las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad.

Fecha de publicación: 22-02-19
Por: Fernando González Davison

 

La Corte de Constitucionalidad ha emitido distintos fallos contra las autoridades del gobierno en el caso de la CICIG y el Ministerio Público sigue sin reaccionar, pues parece que vivimos en un Estado de Derecho de papel como sucede en Nicaragua, Honduras, Venezuela, donde la ley y la Constitución están de adorno para los tres poderes.

Ese ambiente ilegal llega a lo inmoral: los diputados de Jimmy dieron una nueva clara muestra de irresponsabilidad, al no aprobar un préstamo de cien millones de dólares destinado a luchar contra la desnutrición, pues prefieren blindarse con la ley de amnistía y de impunidad que tienen en el Congreso, que salvar a miles de niños que sufren el abandono y hambre. Es la misma irresponsabilidad que se dio en el incendio del Hogar Seguro, donde hace dos años murió medio centenar de niñas. Jimmy y compañeros siguen intocables por este caso y otros más. Pero la irresponsabilidad del Pacto de Corruptos sobre ese préstamo no tiene nombre, al violentar la ética y la política del bien común.

El Ejecutivo, además de mentir y mentir, turba al seguir en pie de guerra contra la CICIG a pesar de las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad para que continúe operando conforme al Estado de Derecho, el cual tambalea a la luz de las acciones de la canciller Joviel. Prensa Libre de ayer hace ver que “los gobiernos de Suecia, Colombia, Perú, Uruguay y Argentina han recibido comunicaciones de la cancillería guatemalteca en la que se les ha recordado que el presidente Jimmy Morales anunció el fin de la Comisión desde el 7 de enero último”. De eso hizo eco el nuevo embajador de Colombia en Guatemala que, al igual que su predecesor ultramontano, expresó que la CICIG ha terminado su gestión. Ese dicho violenta su misión diplomática al refrendar un acto inconstitucional del Ejecutivo, que ameritaría que Guatemala lo declarara persona non grata porque está contrariando las decisiones de la Corte de Constitucionalidad. Este nuevo embajador a su vez ha solicitado a su cancillería que retiren al personal colombiano en la CICIG. Pero no lo ha hecho porque en Bogotá saben que hacerlo violentaría la ley guatemalteca. En la carta de ese embajador indica que la cancillería guatemalteca “ha expresado de manera informal” su molestia por el personal de los países que apoyan a la Comisión. Argentina, a la luz de ese petitorio de cancillería, retiró a su personal de la CICIG a la cual le daba seguridad pues la Joviel le cambió el estatuto migratorio, lo que vulneró el convenio suscrito por Guatemala y la ONU. Entretanto, Perú renovó su personal ante ella, mientras el colombiano y uruguayo siguen laborando con normalidad a pesar de esos avisos. Lo que se revela como una clara verdad es el temor que tiene el Pacto de Corruptos y los amigos de Jimmy porque triunfe el combate contra la corrupción y la impunidad.

Lo realizado por la canciller y el cómico en contra de la CICIG es un claro abuso de poder y obstrucción a la justicia, como podría operarse en estados autoritarios y no en una democracia liberal donde se respeta el Estado de Derecho y la igualdad ante la ley.

Entretanto, la Unión Europea y congresistas de Estados Unidos expresaron su alarma por las anomalías legales del gobierno de Jimmy Morales, a quien ayer se le endilgó otro hecho de corrupción junto a su esposa. Escribió el senador Tom Carper: “Mis colegas y yo nos reunimos con el presidente guatemalteco Jimmy Morales para instarle a que persiga políticas que protejan los derechos humanos, fortalezcan la rendición de cuentas y defiendan las instituciones democráticas”. Y lo mismo hicieron ante Consuelo Porras del MP, imagino que para que actúe conforme la ley contra los funcionarios que no quieren acatar las resoluciones de la CC a favor de la CICIG.