Viernes 22 DE Marzo DE 2019
Opinión

Malnutrición y un camino hacia adelante para Guatemala

El consumo de los productos pesqueros podría reducir el problema de la malnutrición.

— John Jorgensen*
Más noticias que te pueden interesar

 

El crecimiento de las economías latinoamericanas durante las últimas décadas ha resultado en una mejora significativa de la situación alimentaria, pero al mismo tiempo, debido a la falta de una alimentación saludable, ha aumentado la prevalencia de sobrepeso, obesidad, desnutrición, y deficiencias de micronutrientes, en los habitantes de la región. En Guatemala, además, la desnutrición crónica prevalece, sobre todo en niños y entre los pueblos indígenas.

Para combatir las deficiencias nutricionales será necesario intensificar la producción de alimentos de alto valor alimenticio. La pesca en pequeña escala, que tiene lugar en las zonas costeras y en las aguas continentales, juega un papel importante por el alto contenido en proteínas, micronutrientes, minerales, grasas omega-3 y vitaminas que contienen las especies meta de esta actividad. Un estudio realizado por FAO e Infopesca estima que el consumo de pescado, en el Pacífico guatemalteco alcanza 60-65 kg/persona/año, en el Atlántico 59-62 kg/persona/año, y en Santiago de Atitlán 29 kg/persona/año. Se destaca que en estos lugares el consumo de pescado está por encima del promedio mundial: 20 kg/persona/año. En la ciudad capital el consumo de productos pesqueros es algo menor en 10 kg/persona/año. Mientras en el altiplano es mucho más bajo (2 kg/persona/año) debido, principalmente, al difícil acceso a estos productos.

Los beneficios nutricionales del alto consumo de pescado se reflejan claramente en la diferencia de la prevalencia de malnutrición entre las diferentes regiones del país. No hay duda, el acceso a productos de la pesca podrían reducir el problema de malnutrición de manera significativa.

El sector pesquero guatemalteco y la institucionalidad del país debe invertir en el sector y su manejo, y será necesario involucrar a los usuarios del recurso directamente en el manejo. Hay medidas que deben tomarse a lo largo de la cadena de pesca y producción, desde la reducción de los desperdicios, hasta una reglamentación y vigilancia adecuada, pasando por una manipulación adecuada de los productos pesqueros poscaptura tanto en las embarcaciones, durante el transporte y en los mercados. También será necesario concientizar los consumidores sobre la importancia del consumo de productos pesqueros para la salud y estimular el consumo de productos nacionales especialmente a madres y padres quienes buscan salud y bienestar para sus hijos que también van a ser los futuros consumidores. Con una estrategia bien diseñada y con inversión es un recurso que se podría aprovechar para alimentar una gran cantidad de personas (especialmente niños a través de programas de alimentación escolar), y al mismo tiempo abrir un nuevo mercado para los pescadores y mejorar sus ingresos. El día 28 de noviembre 2018 se organizó una reunión de pescadores líderes de Sipacate, Livingston y Santiago Atitlán para validar los resultados del proyecto FAO-Infopesca. Los resultados del proyecto también fueron presentados en el Primer Simposio Nacional Marino Costero, organizado por la Universidad del Valle de Guatemala.

*Oficial de pesca y acuicultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Etiquetas: