Sábado 20 DE Julio DE 2019
Opinión

Es la corrupción idiota

Mientras esta siga solapada y auspiciada por los gobiernos de turno y hasta por candidatos, no habrá forma de salvar al país de la debacle imperante.

Fecha de publicación: 19-02-19
Por: Manfredo Marroquín

 

Por increíble que parezca la mayoría eligió al actual gobierno en rechazo a la corrupción que representaban los políticos tradicionales pero ninguno de los rechazados en las urnas hubiera hecho mejor trabajo en restaurar el régimen de corrupción como la ha hecho Jimmy Morales.

La semana pasada se anunció la suspensión de Guatemala de la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva (EITI) un retroceso más en materia de transparencia que nos coloca nuevamente como país que en lugar de avanzar, retrocede.

La explicación del porqué la suspensión es simple: desidia, incompetencia, desinterés y mucho cinismo de parte de las autoridades. Tan así es que el actual ministro de Energía y Minas en lugar de facilitar y cumplir sus responsabilidades frente a la iniciativa, sugirió abandonar la misma y lo que es igual, incumplir con las tareas correspondientes que provocaron la suspensión.

Pero como ha sido en el vergonzoso caso del titular de Medio Ambiente y Recursos Naturales, lejos de castigar la incompetencia y el descaro, el presidente premia a sus amigos sin importar el daño que le están ocasionando al país.

La industria minera en el país pierde la oportunidad de construir confianza en el sector al quedar suspendido de la iniciativa EITI que con gran esfuerzo se venía construyendo desde el año 2010 cuando inició el proceso de incorporación y en la que participé activamente invitando a su fundador Peter Eigen a Guatemala para motivar nuestra participación como país en la misma.

De haber sido el segundo país latinoamericano en haberse incorporado a la iniciativa que ahora cuenta con participación de 51 países, ahora somos el único país de la región suspendido, otro logro atribuido a Jimmy Morales y sus impresentables amigos ascendidos a desarrollar sus máximas incompetencias en calidad de ministros.

Dos semanas antes de este anuncio se conoció la calificación del IPC 2018 donde Guatemala vuelve a caer quedando entre los peores cuatro lugares de América en el indicador más consultado globalmente sobre el fenómeno de la corrupción.

Lo más dramático es que estamos a las puertas de un nuevo proceso electoral donde a pesar que las encuestas digan que la corrupción ya no es la principal preocupación de los Ciudadanos, sino la falta de empleo y de ingresos, lo cierto es que seguimos sin inversión nacional o extranjera por la corrupción, seguimos sin carreteras ni puertos eficientes por la corrupción, seguimos sin escuelas ni hospitales decentes por la corrupción y mientras esta siga solapada y auspiciada por los gobiernos de turno y hasta por candidatos, no habrá forma de salvar al país de la debacle imperante.