Lunes 14 DE Octubre DE 2019
Opinión

Mejor demanda

¿Otro año para los destructores?

Fecha de publicación: 18-02-19
Por: Luis Fernando Cáceres

 

Empezamos la tercera semana de febrero y luego de haber entrado en ritmo después de las vacaciones; luego de haber planteado metas y objetivos y, ojalá, luego de darle, desde ya, buen inicio a los primeros proyectos del 2019 es hora de tomar una decisión importante: ¿qué papel queremos jugar en el proceso electoral de este año?

Prestar cierta atención a algunos mensajes de campaña, participar en comentarios superficiales acerca de los candidatos e ir a votar, es un lamentable papel a jugar. Usted que lee este diario tiene la obligación de sustentar mucho mejor su voto, tiene la obligación –porque su capacidad la confiere– de crear un voto educado. Educado no porque usted cuente con preparación académica, sino porque antes de emitirlo usted se habrá educado acerca de la oferta existente. Es decir, que se preocupará de ir más allá de reaccionar a una percepción basada en los mensajes de propaganda y, en lugar de eso, escrudiñará al equipo y a la propuesta (o carencia de esta) de cada partido político.

Al centro de todo esto está la clara necesidad de formar una demanda política significativamente más sofisticada. Piense en esto ¿por qué habría una mejor oferta política si no es requerida? ¿Por qué existirían estadistas –que requieren gran preparación y esfuerzo– si es suficiente, para ser electo, transmitir mensajes populistas?

Debemos transformar la demanda política de este país y el inicio radica en la evolución personal. Debemos profundizar el conocimiento y acentuar las exigencias.

Propóngase comprender mejor a los candidatos: su preparación académica; su trayectoria (prestando particular atención a sus aciertos y desaciertos); sus equipos (quienes lo acompañan y que han hecho esas personas) y su propuesta de trabajo. Pregúntese si lo que plantean está bien estructurado, si se enfoca en los problemas centrales del país (certeza jurídica, seguridad integral, educación, salud, institucionalidad) y si las respuestas que plantea pueden ser ejecutadas.

Siéntase que tiene una opinión bien formada y anime a sus amigos y familiares a investigar. Muchas conversaciones actualmente giran alrededor del tema de que cada vez tenemos peores políticos. Si realmente queremos cambiar eso, debemos voltear el juego. La facilidad para obtener información hace de esta época la más propicia en la historia para refundar el tipo de ciudadano que somos.

¿Va a ser este un año más para ellos: los que mienten, los que buscan desbaratar las instituciones estatales, los que buscan robar a manos llenas, los que mienten, los que destruyen como forma de vida? O, ¿será un año en el que nosotros tendremos algo inteligente que decir? Requiere esfuerzo pero debemos hacerlo. Podemos hacerlo.

No se vale más decir que no debemos inmiscuirnos en política porque es un área sucia y viciada. Mientras los buenos sigamos dejando la conducción de este país a los destructores, el ruedo político seguirá siendo un charco de estiércol y este país seguirá siendo una piltrafa. Si queremos hacer de este país algo mejor debemos inmiscuirnos, cada quien en la medida que desee pero, no se vale seguir criticando desde los costados. Debemos tomar este país y volverlo nuestro.