Jueves 18 DE Abril DE 2019
Opinión

Viento fuerte contra la corrupción

Ese viento fuerte contra la corrupción que sopla en Mesoamérica, como se vio en las elecciones de México y El Salvador, para luchar unidos y con firmeza contra el mal.

 

— Fernando González Davison

Jimmy Morales arremetió contra Thelma Aldana porque no la quería de candidata presidencial, pues los que controlan el Estado anhelan seguir reinando en los tres poderes. Pero el soberano ya no se intimida pues la clase política y sus partidos están en la mira de la justicia. El bloque en el poder con una clase política rotativa a su servicio como Jimmy, engaña de nuevo para que votemos como ovejas por los mismos. Este bloque nos ofrece una constelación de partidos “nuevos” con las mismas personas de esa clase política mafiosa, para distorsionar la imagen de la dictadura que viola la Constitución; y, por lo mismo, le hace la vida política imposible a Thelma Aldana y a los partidos que la apoyan, poniendo cortapisas y muros para evitar su candidatura presidencial. No es una cuestión ideológica, es una cuestión de principios y de ética la lucha de doña Thelma que apoya la gran mayoría de ciudadanos por la transparencia.

Lo cierto es que al mismo tiempo que los oscuros se lanzaron contra la CICIG lo hicieron contra Thelma Aldana, que ha estado en la cruzada contra la corrupción junto a don Iván, para rescatar el Estado cooptado. Los oscuros ya no son tan oscuros, pues ahora tienen nombre, empezando por los altos funcionarios del Ejecutivo, la gran mayoría de diputados y alcaldes; la directiva del CACIF más los detenidos y procesados por la CICIG y el MP y docenas de prófugos. Thelma Aldana ayudó a quitarles las máscaras: por eso no la quieren ni a don Iván, y los tildan de comunistas para mancillarlos.

No vamos a permitir que el gobierno actual se burle del soberano mientras viola la Constitución como lo hacen los gobernantes de Nicaragua, Honduras y Venezuela, usurpando funciones que no les corresponden. Apoyamos a la CICIG y a doña Thelma, dado que Guatemala no puede seguir con esa mafia de impresentables en el poder, porque el soberano ya los conoce y exige un Estado de Derecho pleno. Quiere políticos nuevos como ella y Manuel Villacorta, y rechaza a la clase política y a la candidata presidencial que ya ejerció la presidencia de facto de Álvaro Colom de manera inconstitucional: se olvidó de los desposeídos y se llenó de dinero como testimonió el exministro de Finanzas Fuentes Knight. El pueblo no puede aceptar que el sistema político le dé espacio a esta señora para alcanzar la presidencia de nuevo. Por ello se exige que se le quite el antejuicio como ha solicitado el MP, aunque su vice Morales, que trabaja en la telefonía móvil Tigo, la podría sustituir. ¿Por qué el MP no la apresó días atrás cuando no tenía antejuicio?

Lo cierto es que doña Thelma tiene grandes posibilidades de ganar si la dejan competir, pues Guatemala no es ciega y jamás va a aceptar con la cabeza gacha que Jimmy y compañía se salgan con las suyas, con sus negocios sucios en los corrillos de la Corte Suprema, del Congreso, del Palacio Nacional. Envalentonados, hasta se burlaron de la cooperación de EE. UU. Por ello, hay que impedir que la candidata de la UNE de nuevo ejerza el poder para evitar los negocios conocidos con los gerentes de las tres empresas de la telefonía móvil, con Cohen y Alejos o con Michael Erichsen Rydhager de Unipharm, en la venta de medicinas. O con las constructoras de carreteras locales que obran peor que la firma Odebrecht; y con las mineras, que compran gobiernos, mientras la narcoactividad hace de las suyas. No podemos callar ante el poder total de esa mafia política que cree tener todo en sus manos. Guatemala no es ciega y exige luchar contra la impunidad. El pueblo exige que Thelma Aldana sea candidata para que acá se cumpla la ley, mientras se aprovecha ese viento fuerte contra la corrupción que sopla en Mesoamérica, como se vio en las elecciones de México y El Salvador, para luchar unidos y con firmeza contra el mal.

Etiquetas: