Jueves 16 DE Julio DE 2020
Opinión

En torno a la denegación de inscripción de candidatos

Fecha de publicación: 01-02-19
Por: editorial

Mediante el Artículo 26 del Decreto 26-2016 del Congreso, que contiene las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), pactadas en 2016, se incorporó el Artículo 94 Bis, que dice: No será inscrito como candidato quien haga campaña a título individual a cargos de elección popular publicitando su imagen, en los diferentes medios de comunicación social, antes de la convocatoria oficial de elecciones sin perjuicio de las sanciones que procedan en contra de la organización política, las asociaciones y fundaciones que lo promuevan. Previo a la sanción deberá agotarse el procedimiento establecido en el Reglamento.

Esto supone que cualquier persona individual que haya aparecido, antes de la convocatoria a elecciones (en cualquier tiempo), en los medios de comunicación, sea periodista, comunicador, académico, profesional o simple opinante, dando declaraciones o haciendo análisis o reflexiones sobre cualquier asunto, a través de entrevistas, columnas de opinión, exposiciones, noticieros o notas de prensa o informativas, que, posteriormente, decida participar en política y es postulado por una organización política como candidato a un cargo de elección popular, puede ser acusado de haber publicitado su imagen con fines electorales y no ser inscrito como candidato por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), cuya actual magistratura ha sido imputada de subjetivismo y parcialidad.

Tampoco los personajes públicos vinculados o no a organizaciones políticas pueden dar declaraciones públicas ni permitir que su imagen y nombre aparezcan en los medios de comunicación, con aspiraciones a ocupar cargos de elección popular, porque podrían ser vetados por el TSE a la hora de pretender participar en política. De esa cuenta, si una persona individual, cualquiera que sea su disciplina o interés, sea funcionario o no, emite opiniones o informaciones sobre temas nacionales, a través de los medios de comunicación, sin que esté considerando optar a cargos de elección popular en ese momento, y, posteriormente, es postulada como candidata, el TSE podría negarse a inscribir dicha candidatura.

Estas normas restringen las libertades de expresión de ideas y de acción, así como violan los derechos de participar en política, de ser electo y de optar a cargos públicos. Pero no se queda allí la limitación: El Artículo 62 quáter del Reglamento de la LEPP amplía la referida disposición legal al establecer: A quien de acuerdo a la actividad descrita en el Artículo 94 Bis de la LEPP, publicite su imagen, promoviendo su figura en época no electoral simulando noticias (infomerciales) o presentaciones apolíticas, o valiéndose para el efecto de organizaciones políticas, o utilizando a otras personas individuales y/o jurídicas, fundaciones, asociaciones lucrativas, y no lucrativa u otras entidades, o realizando otras actividades análogas, no será inscrito como candidato.

De hecho, en diciembre pasado, el inquisitivo Director del Registro de Ciudadanos del TSE, antes de la convocatoria a elecciones, sin saber a ciencia cierta si serían o no candidatos, anunció que había inhabilitado a diez personas para optar a cargos de elección popular. ¡Inaudito!

En todo caso, cabe recordar que en octubre pasado se presentó ante la Corte de Constitucionalidad (CC) una impugnación contra dichas disposiciones, a fin de que fueran expulsadas del ordenamiento jurídico y dejadas sin vigencia. No obstante, la CC no suspendió provisionalmente las normas impugnadas, por lo que la justicia electoral selectiva se mantiene como una amenaza real que se cierne sobre el proceso electoral que se inició el mes pasado. La vista pública de la citada impugnación se llevará a cabo el próximo 7 de febrero, a las 9:00 horas.