Sábado 20 DE Abril DE 2019
Opinión

Entre la razón y la canción

Ahora hay una propuesta. “Bájela” de internet, imprímala, desmenúcela, critíquela, compártala con amigos y parientes.

— Lionel Toriello

 

La campaña electoral del 2019 le planteará a los electores TRES opciones básicas. Las dos “de cajón” son la oferta “de izquierda”, que será dominada por “la UNE”, representando a un “socialismo a medias” que amenazará con “radicalizarse más” y la oferta típicamente conservadora, con otros nombres, cuyo portaestandarte puntero aún no se define. Ambas ofertas “de cajón” han gobernado ya, sin resultados halagüeños, en mayor o menor medida penetradas por las mafias paraestatales que heredamos del conflicto armado interno. Estas mafias, además, hoy renovadas y hasta transmutadas, maniobran hábilmente, para que gane la derecha o gane la izquierda, ellas, de todas maneras, también ganen. Ese es el sistema, “el establishment”, nuestra forma “soberana” de hacer las cosas. Así que antes de hablar de la tercera opción, profundicemos en este análisis de nuestras actuales “izquierdas” y “derechas”…
La oferta “de izquierda” digo que será dominada por la UNE, porque es evidente que tiene casi intacta a su vieja y no-purgada “maquinaria”, que ha “ordeñado” inmisericordemente la ubre estatal y que se volverá aún más abiertamente “clientelista”, con “bolsa” –y ahora, quizá, “mochila escolar”, “paquete de luz”, etcétera– rentablemente –para los sandristas– “solidarios”. Sus hábiles maquinaciones, están a punto de “sacar” a sus competidores de esa esquina: a Thelma y a Semilla, por la vía de los trámites inconclusos y otros tropiezos; a Nineth, por “zancadilla” jurídica; además de que los patéticos y reveladores casos de Ortega y Maduro, le han restado viabilidad política a los adláteres de CODECA, que no están en su redil. Los demás “refundadores de la República” son estadísticamente insignificantes. Todo parece indicar, entonces, que la UNE (y sus oscuras alianzas), abanderará a “la izquierda”, ofreciendo “el oro y el moro”, en este ejercicio electoral del 2019. Con la UNE ha sobrevivido, pues, la vieja política…

La oferta “de derecha”, por otra parte, estará de inicio atomizada, apostándole muchos de los nuevos grupúsculos a una radicalización cada vez mayor, como “defensa” ante la evidente “amenaza comunista”, que están convencidos, utilizó a la CICIG, para crear el ya descrito escenario en el que empieza a despuntar la UNE. También aquí habrá patadas y zancadillas: que si constitucionalmente puede o no correr la Zury; que si Giammattei ya “se fue con los malos”; que si al Musito le robaron el partido, etcétera. En general, habrá tres subgrupos: los auténticos conservadores, tipo “Harry Potter”, apelando a “los buenos sentimientos” de nuestras clases medias, asustadas por el ascenso local de “la izquierda internacional” (la de la “agenda de género”, los ecohistéricos, el nacionalismo indígena, el activismo judicial, etcétera), más o menos apoyada con fondos legales del empresariado; los pragmáticos, como los remanentes de la burocracia de “mono de oro”, hábiles usufructuarios y supervivientes de la “corrupción menuda”, apostando a sobrevivir en municipios o en curules olvidadas; y los que tienen la inclinación fascista casi a flor de piel, tipo voceros de “FundaHorror”, gritando que ellos son “el verdadero remedio contra los chairos”. Las mafias también rondan a estos grupos, aunque sea solo porque “el antivoto” de Sandra no aconseja desconocer la posibilidad de una “sorpresa tipo Jimmy” y “hay que estar cubiertos”. Entonces buscan quien se deja seducir por el pisto fácil y unos se resisten y otros no, pero todos –a excepción del 70 por ciento del electorado– bendicen la oportuna ausencia de la CICIG. La cosa aún no se ve clara, pero oportunistas dispuestos, los hay…

En resumen, con los aderezos de moda, el viejo pleito chapín entre variopintos socialistas y conservadores con otros nombres. Otra vuelta de rueda de un pleito de siete décadas entre quienes ofrecen el reparto de lo ajeno y quienes no quieren que nada cambie; ambos grupos, hoy más o menos penetrados por las mafias que desangran las arcas del Estado, que son quienes mejor posicionados podrían quedar, mientras uno de cada seis guatemaltecos ha preferido huir de Guatemala que quedarse en este infierno… Y donde pese a que la República está en crisis, los candidatos no se pronuncian, no vaya a ser que los potenciales financistas “los dejen en el arrancón”… ¿Qué hacemos, ciudadano? ¿Se ve luz al final del túnel…? ¿Hay una tercera opción?

Sí. Si usted se involucra, ciudadano. Si usted va a www.pla-ca.org y busca la “Plataforma Ideológica y Programática” que un grupo de militantes del Partido UNIDOS ha sometido democráticamente a consideración de la estructura partidaria, como base de un Programa de Gobierno, constatará que existe una opción racional. Una opción inteligente que parte del exhaustivo análisis de nuestra Historia, para entender cómo llegamos hasta aquí. Que plantea una eficaz medicina para nuestros problemas sociales, partiendo de la promoción de una cartera de grandes proyectos de desarrollo con participación de toda la ciudadanía, lo que nos encaminaría a una República de propietarios, abandonando el anticuado modelo de la gran aldea de mil siervos y cuatro señores. Que impulsaría nuestro tránsito hacia un capitalismo moderno e incluyente, en la que la clase media es reina y en el marco de una República democrática y honesta, verdaderamente respetuosa del Estado de Derecho. Que no es ni socialista ni conservadora, sino auténticamente liberal. Cuya filosofía política se propaga mediante el análisis y el raciocinio, no con burdas e insulsas cancioncitas que insultan la inteligencia. Ya usted lo logró una vez, ciudadano: impidió que quedaran Sandra y Baldizón. Pero entonces no hubo Plataforma Ideológica y Programática que estudiar. Y elegimos a ese comediante que dizque no era “ni corrupto, ni ladrón” y después vino la decepción. Ahora hay una propuesta. “Bájela” de internet, imprímala, desmenúcela, critíquela, compártala con amigos y parientes. Involúcrese, antes de perder su Patria. Esta vez será diferente: estamos por presenciar el encuentro, en la cancha política, entre la razón y “la canción”…

Etiquetas: