Viernes 22 DE Marzo DE 2019
Opinión

#TenYearChallenge a la Tortrix

Seguramente han visto en redes sociales el #TenYearChallenge, (El reto de los diez años). Este consiste en comparar dos fotografías propias, una de hace diez años y otra actual, y ver los cambios. ¿Qué pasa si asumimos este reto como país? ¿Habremos avanzado o retrocedido? Para evaluar cómo ha cambiado Guatemala en los últimos diez años hice una revisión de algunos indicadores. Les presento mi versión el #TenYearChallenge a la Tortrix.

— Salvador Paiz
Más noticias que te pueden interesar

>Educación: En 2008 teníamos un sistema escolar que producía graduandos con un logro del 3.5 por ciento en Matemáticas y 11 por ciento en Lectura. Una década después, el logro de los graduandos en estas materias fue de 9.6 por ciento y 32.3 por ciento, respectivamente. Un avance, pero aún bastante pobre. Sin embargo, en 2008 no contábamos con instrumentos que nos ayudaran a evaluar más a profundidad nuestro sistema, como Pisa y Pisa-D. Los números nos muestran un ligero cambio, pero este aún no da la talla.

>Seguridad: Hace diez años la tasa de homicidios de nuestro país era de 46 por cada 100 mil habitantes. Esta variable ha caído dramáticamente desde entonces, llegando a 22 homicidios por cada 100 mil habitantes, cerca del promedio regional (21.5). Sin embargo, aún estamos muy lejos de alcanzar la tasa global (7). Cabe resaltar que en materia de seguridad y justicia, hoy contamos con herramientas valiosas como el Flujograma de Justicia Criminal y Crime Stoppers. La primera es una herramienta que nos permite definir la eficiencia de las instituciones que integran la cadena de seguridad y justicia, y la segunda es una plataforma que facilita la denuncia anónima.

>Economía: Los guatemaltecos hemos duplicado nuestros ingresos en una década. El PIB per cápita pasó de US$2 mil 794 a US$4 mil 470. No obstante, nuestra tasa de crecimiento económico en los últimos diez años osciló alrededor del tres por ciento. Ciertamente ello es insuficiente para la infinidad de necesidades sociales que tenemos como nación y de cara a la tasa de crecimiento poblacional. Por otro lado, nuestra economía sigue siendo constituida (en gran parte) por trabajadores a cuenta propia que no integran el marco institucional del país. En la última década la informalidad ha permanecido prácticamente inmóvil, oscilando alrededor del 70 por ciento.

>Salud: Un indicador fundamental para determinar el estado de salud de nuestra población es la tasa de desnutrición crónica infantil (DCI), esta pasó de 48.2 por ciento a 46.5 por ciento. Ello significa que en la última década la DCI sigue afectando a casi cinco de cada diez niños guatemaltecos. A pesar de los grandes esfuerzos, no hemos avanzado prácticamente nada. Esto es totalmente inaceptable. Hoy Guatemala es el país con la mayor prevalencia de desnutrición crónica en la región. Debemos atender la DCI con urgencia si queremos vivir en un país sano. Sin buena salud infantil, es difícil aprender bien y, sin educación, es imposible avanzar en la vida.

Hacer una retrospección de los últimos diez años es un ejercicio que vale la pena. Nos invita a evaluar el camino que recorrimos para haber llegado a dónde estamos, qué hemos hecho bien y qué hemos hecho mal. En el caso de Guatemala, nuestros avances son pocos y nuestras necesidades son muchas. Este 2019 marca el inicio del próximo #TenYear Challenge. Nuestra elección en el marco democrático de este año afectará cómo nos veremos en diez años. Por eso es importante que evaluemos a fondo nuestras opciones en la boleta y que nuestra decisión sea la más acertada y conveniente, con miras al #TenYearChallenge del 2029.

www.salvadorpaiz.com

Etiquetas: