Domingo 15 DE Septiembre DE 2019
Opinión

Publicación de portada de periódico en blanco

Fecha de publicación: 22-01-19
Por: editorial

El diario nicaragüense La Prensa, fundado por Pedro Joaquín Chamorro, mártir de la prensa independiente, publicó la portada de su edición correspondiente al viernes pasado “en blanco”, en protesta contra la represión del régimen dictatorial Ortega-Murillo, abanderado del Socialismo del Siglo XXI, contra la libertad de emisión del pensamiento en Nicaragua al negarles el acceso a la tinta y el papel necesarios para sus impresos. Efectivamente, la dirección del referido periódico ha venido denunciando el desabastecimiento de tinta, materiales y papel a que lo ha sometido el régimen de la pareja presidencial Daniel Ortega Saavedra y Rosario Murillo Zambrana, quienes gobiernan el país con mano de hierro, desde el 18 de abril del año pasado. Desde hace 20 semanas, la autoridad aduanera tiene retenidas 92 toneladas de tinta, planchas, goma, papel y repuestos para la rotativa desde septiembre del año pasado.

“¿Se ha imaginado vivir sin información?”, decía una frase publicada al final de la portada en blanco. “El régimen pone en peligro la circulación de la versión impresa del diario. La intención es clara, que en Nicaragua dejen de circular medios impresos independientes”, afirma el editorial de La Prensa.

El Artículo 13 (3) Convención Americana sobre Derechos Humanos (OEA) dispone: “No se puede restringir el derecho de expresión por vías o medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales o particulares de papel para periódicos, de frecuencias radioeléctricas, o de enseres y aparatos usados en la difusión de información o por cualesquiera otros medios encaminados a impedir la comunicación y la circulación de ideas y opiniones”.

Asimismo, el numeral 13 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión interamericana de DD.HH. establece: “La utilización del poder del Estado y los recursos de la hacienda pública; la concesión de prebendas arancelarias; la asignación arbitraria y discriminatoria de publicidad oficial y créditos oficiales; el otorgamiento de frecuencias de radio y televisión, entre otros, con el objetivo de presionar y castigar o premiar y privilegiar a los comunicadores sociales y a los medios de comunicación en función de sus líneas informativas, atenta contra la libertad de expresión y deben estar expresamente prohibidos por la ley. Los medios de comunicación social tienen derecho a realizar su labor en forma independiente. Presiones directas o indirectas dirigidas a silenciar la labor informativa de los comunicadores sociales son incompatibles con la libertad de expresión”.

Cabe recordar que la OEA dio comienzo el viernes 11 de este mes al proceso para aplicar la suspensión prevista en el Artículo 21 de la Carta Democrática Interamericana al régimen dictatorial Ortega-Murillo, para analizar la presencia de una “alteración del orden constitucional” en Nicaragua, país en el cual han fallecido violentamente, por lo menos, 325 personas, ha habido cientos de heridos y cientos de personas han sido detenidas y torturadas, con motivo de las protestas contra la tiranía desde el 18 abril de 2018. “Está claro que hoy en Nicaragua no hay Estado de Derecho, el uso de la fuerza es desmedido, existe represión, hay presos políticos, el pluralismo político se asfixió”, expresó el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

La “portada en blanco” se asimila a la “portada en negro” (luto por la democracia institucional) que fue publicada por el diario Siglo Veintiuno en Guatemala, en protesta por el “autogolpe de Estado” que perpetró el gobernante Jorge Serrano el 25 de mayo de 1993.