Viernes 24 DE Mayo DE 2019
Opinión

Repudio internacional a la dictadura venezolana

Fecha de publicación: 16-01-19

La Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE) manifestaron su repudio a la perpetuación de la dictadura chavista de Nicolás Maduro en el ejercicio del poder. Asimismo, los gobiernos del Grupo de Lima (a excepción de México) repudiaron la juramentación de Maduro ante el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia (no ante la Asamblea Nacional como lo ordena la Constitución de Venezuela) el pasado jueves 10 de enero. Cabe recordar que Maduro fue proclamado ganador de las amañadas elecciones presidenciales celebradas el 20 de mayo de 2018, por una autoridad electoral controlada por el régimen de Maduro.

EE. UU. también expresó repudio condenando lo que el secretario de Estado, Mike Pompeo, llamó “la usurpación ilegítima del poder por parte de Maduro, después de las elecciones injustas y sin libertad que impuso al pueblo venezolano el 20 de mayo de 2018”.

No obstante, los gobiernos de Rusia, China y Turquía, todos autoritarios, han respaldado a la dictadura venezolana, al igual que el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, quien, por medio de su vocero, expresó: “Nosotros continuaremos trabajando con el Gobierno de Venezuela, notablemente en el marco de asistencia al desarrollo, en alimentación, salud, seguridad y nutrición” insistiendo en que la ONU no se dedica a reconocer o desconocer a los jefes de Estado de los países que integran la entidad. Asimismo, Guterres hizo eco a la solicitud de Maduro de que la ONU patrocine un diálogo entre el régimen chavista y la oposición política, al expresar que reitera su llamado al “diálogo político inclusivo” en Venezuela. “El Secretario General sigue disponible para ayudar de cualquier forma”, agregó el vocero.

Cabe traer a colación que Guterres es un político socialista y se ha desempeñado como primer ministro de Portugal (1995-2002) y presidente de la Internacional Socialista (1999-2005). No sorprende, entonces, que Guterres, al igual que José Luis Rodríguez Zapatero, ex presidente socialista de España, apoye al régimen de Maduro, abanderado del Socialismo del Siglo XXI.

Eso sí, no deja de llamar la atención que el secretario Guterres se haya negado, de manera tajante, a dialogar con el Gobierno de Guatemala en torno a la interpretación y aplicación del Acuerdo sobre la CICIG, tal y como lo exige el Artículo 12 del mismo, al punto de ser corresponsable directo de la crisis política que se ha generado en nuestro país, así como del “choque frontal y desgastante” entre el gobierno de Jimmy Morales y la actual magistratura de la Corte de Constitucionalidad, de impredecibles consecuencias.

Sin embargo, el “balón de oxígeno” que le ha lanzado el Secretario General de la ONU al régimen de Maduro, que es sin más una tiranía sangrienta y corrupta, no atempera la grave crisis económica y humanitaria que vive Venezuela. La Asamblea Nacional informó, en diciembre de 2018, que la inflación de ese mes se disparó a 141 por ciento y que el año 2018 cerró con una inflación acumulada de 1 millón 700 mil por ciento. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha anticipado que la inflación en 2019 será de 10 millones por ciento. Tanto así que el lunes pasado, Maduro anunció que el salario mínimo volvería a aumentar 4 veces, de 4 mil 500 a 18 mil bolívares (US$7.20). El último ajuste fue en diciembre de 2018.