Domingo 21 DE Julio DE 2019
Opinión

DR-CAFTA en la mira del Gobierno de EE. UU.

Fecha de publicación: 11-01-19
Por: editorial

El DR-CAFTA (Dominican Republic-Central America Free Trade Agreement) o TLC (Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y EE. UU.), es un tratado que crea una zona de libre comercio entre los países suscriptores que dio el carácter de permanentes los beneficios para el 80 por ciento de productos centroamericanos de la denominada Iniciativa de la Cuenca del Caribe. Está compuesto por 22 capítulos, cada uno de los cuales está dividido en artículos o numerales.

Los objetivos principales del DR-CAFTA son estimular la expansión y diversificación del comercio en la región, eliminar los obstáculos al comercio y facilitar la circulación transfronteriza de mercancías y servicios, promover condiciones de competencia leal en la zona de libre comercio, aumentar sustancialmente las oportunidades de inversión y hacer valer los derechos de propiedad intelectual.

El DR-CAFTA fue suscrito en el primer lustro de la década pasada. Fue aprobado mediante el Decreto 31-2005 del Congreso de la República de fecha 10 de marzo de 2005.

Sin embargo, ha trascendido que el Gobierno de EE. UU., después de haber renegociado el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés), celebrado entre EE. UU., México y Canadá, tiene en la mira la expulsión de varios países del DR-CAFTA, específicamente El Salvador, Nicaragua y República Dominicana.

El Gobierno estadounidense cuestiona la deriva autoritaria represiva del régimen Ortega-Murillo en Nicaragua, así como los lazos comerciales entre El Salvador y República Dominicana con economías que no respetan el mercado.

La expulsión de estos tres países del DR-CAFTA no necesariamente les vedaría que vendieran sus productos en EE. UU., pero, obviamente, se les aplicarían aranceles (impuestos de importación) más altos, que afectarían su competitividad en el mercado estadounidense.

Sin duda, conviene tener presente estas apreciaciones del Gobierno estadounidense, para no equivocarnos, así como estar preparados ante un eventual proceso de renegociación del DR-CAFTA, a instancias de EE. UU., que es nuestro principal socio comercial, que podría iniciarse en cualquier momento, así como ocurrió con el NAFTA, en función de la consecución de los objetivos estadounidenses.