Sábado 21 DE Septiembre DE 2019
Opinión

¡Ánimo juezas y jueces honestos!

No heredarán vergüenza a sus hijos, ni un yate, ni una avioneta, sino la libertad de levantar la frente en alto en donde quiera que se esté y se pase por la vida.

Fecha de publicación: 21-12-18
Por: Silvia Tejeda

Saltándome las estrictas normas de la Real Academia, en el sentido de que el plural de género es suficiente hacerlo en masculino, en el caso de este artículo es muy importante subrayar también el trabajo de varias mujeres que desempeñándose en un ámbito tan minado por el machismo han sabido imponerse a toda clase de presiones respetando en sus fallos toda la potestad de la Ley, en el honroso cargo que representan. Y si ellas se desempeñan con honestidad y carácter, en su misma altura están también algunos jueces que no se venden. Nunca el tiempo le había exigido tanto a ese grupo de jurisconsultos como lo será el próximo año 2019.

Guatemala ya está bajo el control de un autoritarismo burdo, pero muy zafio que, en el proceso de tres años logró recuperar nuevamente el poder, poniendo en marcha una estrategia general que, ni un solo día descansó en sus acciones selectivas y en una espiral jactanciosa de recuperar gradualmente sus viejos y tradicionales reinos de la corrupción, el narcotráfico y la venalidad.

La única espina en el ojo que tiene ese ente febril es que los delincuentes, sus protegidos, ya comen ansias por salir de su prisión de oro. Digamos, porque convertir las instalaciones de cuarteles en cómodos apartamentos, con servicio completo, desde el principio los distinguió como “presos privilegiados y mimados” por las propias instituciones del Estado.

No es extraño intuir, entonces, que en esta situación caótica tan arrollada por las campañas mediáticas inundadas de tantas infamias, estén logrando el objetivo de confundirnos, cada día más, mientras sus planes de copar todos los ángulos posibles de recuperar nuestra incipiente democracia, sigan en marcha, dentro de los cuales, para el 2019 estará “convencer” a los jueces honestos, acerca de que las redes de delincuentes-millonarios deben salir de las cárceles, a la mayor brevedad posible.

Para que el sistema de corrupción gubernamental quede libre de cualquier señalamiento, lo mismo pedirán para sus mecenas impunes. Su gran finale será recuperar todas las estrategias por lo que se convirtieron en los más embaucadores de nuestro pueblo.
Es en esta coyuntura que se ve venir, reiterar en el trabajo de los jueces honestos que, en sus manos está ya la recuperación de la Justicia. Somos millones de guatemaltecos quienes sufrimos los resultados del despojo despiadado que ellos hicieron del patrimonio de nuestro país, y el atraso pavoroso que sus desmanes de mil manos insaciables.

No todo estará perdido en sus manos. Por favor, no permitan que ahora los jueces venales nos vengan a contar que todos esos presos y millonarios están ahí por equivocación, por persecución política –como dicen mientras cuentan sus millones en el extranjero–. No permitan que esa gran comparsa de criminales y mafiosos, se siga burlando de nosotros. En sus manos estará mucho del rescate de la incipiente democracia guatemalteca, para no permitir tantas carcajadas y burlas cuando festejen la recuperación de sus nefastos trofeos.

Ya estarán preparando sus campañas insidiosas en las que nos cuenten que, aquí todo fue un mal sueño porque sus ángeles del mal estuvieron en una cárcel injustificadamente. ¡Ánimo jueces y juezas honrados, de principios, de moralidad incorruptible! No heredarán vergüenza a sus hijos, ni un yate, ni una avioneta, sino la libertad de levantar la frente en alto en donde quiera que se esté y se pase por la vida.