Lunes 22 DE Julio DE 2019
Opinión

Nuevo Contralor de Cuentas

Fecha de publicación: 13-12-18
Por: Editorial

Conforme la Constitución, el Congreso debe elegir, con el voto favorable de, por lo menos, la mitad más uno de los diputados, al Contralor General de Cuentas (CGC) de la nómina de seis candidatos (integrada por Jorge Enrique Dávila Martínez, Carlos Humberto Echeverría Guzmán, César Armando Elías Ajcá, Alejandro González Portocarrero, Edwin Humberto Salazar Jerez y Vilma del Rosario Xicará Tahay) que elaboró la respectiva Comisión de Postulación.

De acuerdo con nuestra Constitución, el CGC es el jefe de la Contraloría General de Cuentas, que es una institución técnica descentralizada, con funciones fiscalizadoras de los ingresos, egresos y, en general, de todo interés hacendario de: 1) Los organismos del Estado, los municipios, entidades descentralizadas y autónomas; 2) Cualquier persona que reciba fondos del estado o que haga colectas públicas; y 3) Los contratistas de obras públicas y cualquier otra persona que, por delegación del Estado, invierta o administre fondos públicos.

Asimismo, la Constitución establece que el CGC, además de ser mayor de 40 años, guatemalteco, Contador Público y Auditor, debe estar en el pleno goce de sus derechos ciudadanos y haber ejercido su profesión por lo menos diez años, debe gozar de reconocida honorabilidad y prestigio profesional, así como no debe tener juicio pendiente en materia de cuentas.

La honorabilidad es la cualidad de honorable, es decir digno de ser honrado o acatado, en tanto que el prestigio significa realce, estimación, renombre, fama, buena reputación y buen crédito. La no existencia de un juicio pendiente en materia de cuentas implica que el designado no debe estar sujeto a reparos por actuaciones públicas anteriores a título de cuentadante.

La Constitución también dispone que, para los efectos de la designación del CGC, se atienda a méritos de capacidad, idoneidad y honradez, y que el período de funciones del CGC es de cuatro años. En todo caso, cabe advertir que la elección en el Congreso debió haber ocurrido antes del 13 de octubre de 2018, fecha en que venció el período de funciones del anterior CGC, Carlos Mencos, quien, por cierto, será postulado como candidato a diputado por el partido UNE el año entrante.

Por tanto, el nuevo CGC ejercerá sus funciones durante tres años y nueve meses, ya que el Congreso ha anunciado que elegirá al nuevo CGC el próximo mes de enero.

En fin, dado que las funciones de la Contraloría General de Cuentas son fundamentales en el sector público, se esperaría que su nuevo jefe tenga cualidades excepcionales y que su desempeño profesional sea eficiente, ético, meritorio y, en gran medida, ejemplar.

Tamaña tarea tienen los diputados al Congreso, cuyo voto a favor o en contra de los candidatos, en su caso, debería ser público, razonado y expreso, y no como ocurrió al elegirse magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de la Corte de Apelaciones.