Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Tiempo de política (Parte II)

Sin militancia partidaria, no hay democracia.

— Mario Mérida
Más noticias que te pueden interesar

 

En nuestro país el partido político no es artífice de la democracia, sino la forma de acceder al poder. Si aceptamos esto como cierto, queda claro que los afiliados y votantes, son peones para legitimar la democracia.

Esto lleva a preguntarnos ¿En manos de quién o quiénes están los partidos? La respuesta es obvia. En manos de aquellos con medios económicos para organizarlo y mantenerlo hasta las elecciones. Por ello es importante modificar el proceso para elegir comités generales, departamentales y municipales de los partidos, es inadmisible aceptar una planilla única para elegir cargos, cuando los partidos tienen más de 24 mil afiliados. Como también lo es, que, el involucramiento ilegal del comité o de algunos de sus miembros lleve a la cancelación de este, cuando lo correcto es definir los mecanismos legales para convocar a una asamblea general y elegir un nuevo comité.

El partido, es el ámbito de convivencia política-social de sus afiliados. La sede es la casa de todos los militantes, es el lugar donde se construye y debate el discurso social y política que los identifica. No debería ser cualquier cuarto o casa que se abre durante la temporada electoral y pasada esta se cierra a piedra y lodo, esto es nocivo, porque no construye ciudadanía ni nuevos liderazgos políticos y, en consecuencia, aleja a potenciales afiliados.

Se debe apuntar que los guatemaltecos no son propensos a organizarse –sí a reunirse informalmente, sobre todo ante los desastres–, ni siquiera sindicalmente, menos de forma partidaria, esto es fácilmente demostrable con el número de afiliados de los partidos y la cantidad de electores.

Varios expertos coinciden, en que los guatemaltecos no participan en ningún tipo de organización, en parte por la desconfianza hacia quienes promueven los movimientos políticos y sociales y segundo porque no perciben un beneficio material por participación, es más, en la mayoría de los casos se les requiere una contribución monetaria mensual.

En el segundo artículo que escribí para elPeriódico (1998), relaté un encuentro con campesinos durante mi época de militar (1985) y la enseñanza que obtuve de lo escuchado… de este comparto la parte que resume lo que deseo dejar escrito al respecto, ya que después de analizar los escuchado identifiqué siete posibles respuestas a la interrogante “¿Por qué los partidos políticos no logran consolidarse?, que compartiré la próxima semana.

Etiquetas: