Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Fracturados y creativos

Somos un montón, más fracturados que nunca.

— Méndez Vides
Más noticias que te pueden interesar

 

La fractura nacional viene desde siempre, desde nuestros orígenes, porque somos tierra volcánica, de montañas y lagos, accidentada, revuelta, escarpada, donde se sucedió una conquista. Luego vino la Independencia, y rápidamente perdimos los valles y tierras más productivas de Chiapas y Soconusco, porque se las llevaron compatriotas nuestros a México, anexándose, mientras los ingleses nos despojaban de los acantilados de Belice, para llevarse la madera. En doscientos años, queda apenas la mitad de lo que fuimos.

Vivimos entre montañas escarpadas, ante la belleza del paisaje y caminos de culebra, dedicados a reproducirnos. Ahora somos un montón, más fracturados que nunca, con nuestras costumbres y hábitos de siempre, nuestros silencios y aguante.

En esta tierra fascinante, surgen por generación espontánea cantantes de ópera, músicos novelistas, pintores deslumbrantes y cineastas, figuras notables que prácticamente son desconocidas en casa, lo cual no importa. Nuestra patria hace germinar lo bello entre las piedras.

Y también abundan los santos, los mártires, la gente noble que ayuda a otros, los desprendidos y entregados a los demás, porque no todo es negro ni infernal. Lo bueno pasa inadvertido porque no es noticia, mientras lo morboso es exaltado.

Esta semana pasaron la grabación del momento cuando un hombre desesperado se lanzó desde una pasarela al asfalto. Se ve cabal el instante cuando el cuerpo se estrelló y quedó inmóvil. La sangre se congela. Los autos frenaron, o hicieron un giro peligroso para no pasarle encima a nadie, y uno quedó atravesado, quieto, sin saber qué hacer por unos segundos. La escena pasó una y otra vez, sin atender el drama de un sujeto anónimo que trató en los últimos instantes de hablarle, de convencerlo, hasta cuando se aproximó otro más, y la víctima optó por saltar. Los dos testigos fueron a la baranda a contemplar la imagen del caído, y allí se quedaron un rato, y luego continuaron su camino en sentidos opuestos. ¿Quiénes serían? ¿Qué historia contaron en sus hogares?

Diciembre es un mes complejo, porque se revuelve la nostalgia, los sentimientos y las necesidades, se agudizan fiesta y desesperación. Hoy se suma la incertidumbre por el futuro. Estamos a pocos meses de las elecciones generales, y la débil oferta que se escucha es prácticamente la misma de hace doce años. Digamos que el tiempo no transcurre, pero sí.

Etiquetas: