Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Asumir la Gobernanza

Gobernanza hace referencia a la forma en que se toman las decisiones para el bien común.

— Francisco Roberto Gutiérrez Martínez
Más noticias que te pueden interesar

 

Es común confundir la noción de gobernanza con la de gobernabilidad, siendo realmente asuntos diferentes, aunque complementarios. Gobernabilidad hace referencia a la capacidad que un gobierno tiene de cumplir con sus funciones de manera eficiente, en términos de satisfacer las expectativas básicas de una comunidad. Lo contrario a la gobernabilidad es el “des-gobierno” o notoria disfuncionalidad, que sucede cuando los Ministerios de línea del Estado –por carecer de capacidades u orientación– no logran satisfacer las necesidades más fundamentales de la sociedad. El extremo del des-gobierno o mal gobierno es cuando se ha llegado a un “Estado fallido”, asunto que sucede cuando en ese Estado el gobierno no logra satisfacer las más importantes demandas de la población.

La gobernabilidad es fundamental para que un Estado –que se basa en una democracia republicana como la nuestra– sea funcional, aun tomando en cuenta las debilidades que cualquier democracia presenta. Al respecto vale recordar a Sir Winston Churchill que en su momento expresó: “la democracia es el peor de los sistemas políticos, excluyendo todos los demás”.

Decíamos que no es lo mismo gobernabilidad que gobernanza. Gobernanza hace referencia a la forma en que se toman las decisiones para el bien común; es, en síntesis, la forma en que se participa desde la sociedad para decidir sobre asuntos políticos, económicos, sociales y culturales que afectan o interesan a los ciudadanos. Formas estas que permiten alcanzar las aspiraciones de desarrollo de la comunidad política. De manera que para que haya una auténtica gobernabilidad debe previamente haber gobernanza, procurándose que las políticas públicas –y las leyes que de ello deriven– resulten de una amplia y auténtica discusión de los temas, y ello no solo en el Congreso de la República.

La Gobernanza puede darse de dos maneras: una “centralizada”, cuando se intenta desde el gobierno dar una dirección coherente a la sociedad, asumiendo el Partido o partidos políticos toda la responsabilidad decisional. La otra forma es desde una perspectiva “policéntrica”, la que se da a partir de un proceso de diálogo y negociación entre el gobierno y la sociedad civil; o entre el gobierno, sociedad civil y entes supranacionales que coadyuvan al logro de los objetivos del Estado. Un caso concreto es la experiencia de la CICIG en Guatemala, que llega invitada por el gobierno de la República a cumplir un mandato –con el riesgo, en este caso, de los sesgos que se le endilgan–.

Desde esta opción policéntrica se puede considerar que la “Gobernanza es la realización de relaciones políticas entre diversos actores involucrados en el proceso de decidir, ejecutar y evaluar decisiones sobre asuntos de interés público”.

La estrategia de Gobernanza es realmente un proceso de democratización de las acciones públicas que por tanto afectan a la sociedad. Es, adicionalmente, un proceso de descentralización de las decisiones de Estado. Con la Gobernanza la sociedad se mueve de una democracia representativa a una participativa. En el contexto histórico socio-político derivado de la “década perdida” (años ochenta), se inició el esfuerzo por la Gobernanza en América Latina.

El ejercicio de gobernanza se ha venido construyendo en Guatemala a partir del “Consenso de Washington”, cuando debido a la crisis de la mayoría de Estados latinoamericanos, las entidades rectoras de la economía mundial (Fondo Monetario y Banco Mundial), plantean dar un giro a las estrategias de desarrollo económico-social, promoviendo el traslado de funciones a la sociedad y restándolas a los gobiernos que demostraban grandes y graves falencias.

Aún hace falta profundizar en la práctica de la gobernanza en nuestro medio; especialmente en el ámbito municipal, debido a que algunos de los ciudadanos que llegan a ocupar cargos no comprenden, por ignorancia o malicia, que la gobernanza es la forma en que la sociedad aporta participando en el diseño, gestión y supervisión de las acciones para el desarrollo, logrando con ello mayor eficiencia en el uso de los recursos y adicionalmente, y muy importante, la rendición de cuentas.

Etiquetas: