Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

La Brigada Médica Cubana

Veinte años preservando la salud de los pueblos de Guatemala.

— Mario Roberto Morales
Más noticias que te pueden interesar

El 5 de noviembre pasado, la Brigada Médica Cubana (BMC) cumplió 20 años de presencia en Guatemala. Durante su estadía ha realizado 44 millones 793 mil 109 consultas médicas, salvando con ello más de 331 mil vidas. También llevó cabo 447 mil 363 cirugías con las cuales 193 mil 283 personas recuperaron la vista gracias a la Operación Milagro, que abarca también a México, El Salvador y Belice. En 2005 se graduaron los primeros 188 médicos guatemaltecos en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), de Cuba (y el conteo sigue). Y desde el primer día de la más reciente erupción del Volcán de Fuego, la BMC en Escuintla estuvo activa 24 horas diarias en los albergues, garantizando condiciones adecuadas para evitar brotes epidémicos típicos de situaciones de emergencia. Después, se les unieron otros 20 médicos cubanos con experiencia en situaciones de desastre, junto a colegas salvadoreños y guatemaltecos graduados de la ELAM.

A lo largo de su presencia en Guatemala, los miembros de la BMC han brindado desinteresadamente sus servicios en las regiones más inaccesibles del país, allí donde la medicina pública no llega nunca, y menos aún la privada. Se trata de esas vastas regiones a en las que el Estado no existe y en donde la ética hipocrática brilla por la ausencia de sus practicantes guatemaltecos. Esto ha dado lugar a un generalizado agradecimiento popular hacia los médicos de la BMC, el cual es patente en los pocos reportajes mediáticos al respecto, ninguno de los cuales puede atribuirse a los medios masivos locales, ocupados siempre en divulgar los intereses del disfuncional sistema económico oligárquico, el cual, en su tragicómico fracaso, se dedica cínicamente a captar mediante sus corruptos bancos una tajada de las remesas de los heroicos “ilegales”, que son las que sostienen nuestra economía de la miseria.

Por la urgencia que el fallido sistema de salud local tiene de la ayuda de la BMC, el inepto Estado guatemalteco no ha optado por algo parecido a la irracional actitud del fascista Jair Bolsonaro, que obligó a la BMC a abandonar Brasil, en donde, en los últimos cinco años, 20 mil cubanos atendieron a 113 millones 350 mil pacientes en más de 3 mil 600 municipios, llegando a cubrir hasta a 60 millones de brasileños cuando los cubanos constituían el 80 por ciento del total de médicos asignados al programa. Con una actitud dignamente contraria, el actual presidente mexicano AMLO solicitó a su homólogo Miguel Díaz-Canel trasladar a los médicos cubanos de Brasil a México.

Por todo lo dicho, ¡gracias a la BMC en Guatemala por hacernos formar parte de las 600 mil misiones que en 164 países ha realizado en los últimos 55 años, con más de 144 mil trabajadores cubanos de la salud! ¡Gracias! Y ¡Hasta la
victoria, siempre!

www.mariorobertomorales.info

Etiquetas: