Jueves 13 DE Diciembre DE 2018
Opinión

¿Para qué jodidos sirve?

Estudiar leyes, no es igual que estudiar Derecho.

— Luis Figueroa
Más noticias que te pueden interesar

 

Un amigo que estudia Derecho, recién preguntó: “¿Para qué jodidos sirve aprenderse las leyes de memoria?” Y yo –medio en serio y medio en broma– le contesté que: Para apantallar a los profesores positivistas, para ser “el mejor de la clase” aunque no sepas mucho de derecho y para que tu cliente crea que sabes de Derecho. Es que estudiar leyes, no es igual que estudiar Derecho.

De aquello me acordé cuando leí acerca del Caso Gavilán ¿Vas a creer que en la FECI y en el MP (o en la CICIG) no conocen el principio de derecho que prohíbe que un acusado sea enjuiciado dos veces por el mismo delito? Solo la ignorancia real, o fingida, de aquel principio explicaría que Carlos Vielmann, por ejemplo, fuera acusado nuevamente por un delito del que ya fue absuelto por un tribunal madrileño.

¿Qué son los principios del Derecho? Son enunciados normativos que, aunque no estén integrados formalmente en las legislaciones concretas, sí recogen de forma abstracta el contenido de aquellos ordenamientos. Las abstracciones son importantes porque son el método epistemológico por medio del cual percibimos lo que existe; y ¿qué es la epistemología? Pues es la disciplina que se ocupa de descubrir los métodos apropiados para adquirir y validar el conocimiento. Luego, los principios del Derecho son conceptos fundamentales que definen el carácter de los ordenamientos jurídicos concretos y su violación mina la naturaleza misma no solo de las legislaciones específicas, sino del concepto mismo de justicia.

No puede haber justicia, ni ordenamiento jurídico justo si principios como el de que todos son inocentes hasta que no se demuestre lo contrario, o el de que es prohibido enjuiciar a alguien dos veces por el mismo delito no son respetados. Respeto que obliga al Estado y a los funcionarios encargados de la seguridad y la justicia, ya sea en los cuerpos policíacos, en los tribunales, en el órgano encargado de la persecución penal y en el sistema penitenciario.

¿Cómo puede uno olvidar, o ignorar la importancia de aquellos principios? Si pasó por la facultad memorizando leyes; o si no se busca la justicia, sino otra cosa.

¿Ya visitaste luisf61.com?

Etiquetas: