Viernes 22 DE Marzo DE 2019
Opinión

Agresiones contra periodistas en Nicaragua

— editorial
Más noticias que te pueden interesar

El sábado pasado, tres periodistas nicaragüenses fueron interceptados, amenazados o agredidos por la policía sandinista, que se han sumado a los ataques y hostigamientos que enfrenta la prensa que cubre valientemente las protestas y el desarrollo de la crisis en torno al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo desde el mes de abril de este año, cuando detonaron las manifestaciones y protestas contra el régimen Ortega-Murillo.

Por lo menos 420 ataques, censuras y amenazas contra la prensa independiente, que han sido perpetrados por parapolicías, paramilitares y turbas sandinistas, se han registrado desde abril de 2018, según la Fundación Violeta Barrios de Chamorro (FVBCH).

El Artículo 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos dispone: “9) El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

Asimismo, el Principio 4 de la Declaración de Chapultepec, adoptada por La Conferencia Hemisférica sobre Libertad de Expresión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), celebrada en México, D.F., el 11 de marzo de 1994, establece: “El asesinato, el terrorismo, el secuestro, las presiones, la intimidación, la prisión injusta de los periodistas, la destrucción material de los medios de comunicación, la violencia de cualquier tipo y la impunidad de los agresores, coartan severamente la libertad de expresión y de prensa. Estos actos deben ser investigados con prontitud y sancionados con severidad”.

Las agresiones y hostigamientos contra periodistas son cobardes ataques contra el ejercicio de la libertad de expresión de ideas, la cual está reconocida y garantizada por los tratados y convenciones internacionales sobre DD. HH. Por tanto, nos sumamos a los reclamos y exigencias al régimen dictatorial nicaragüense para que cese la represión contra la prensa independiente.

En todo caso, debe tenerse presente que el Artículo 13 (1) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San José) dispone: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

Por otro lado, el Artículo 19, numerales 1 y 2, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos establece: “1. Nadie podrá ser molestado a causa de sus opiniones. 2. Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión; este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

Y, finalmente, el Artículo 4, párrafo primero, de la Carta Democrática Interamericana (OEA) dispone: “Son componentes fundamentales del ejercicio de la democracia la transparencia de las actividades gubernamentales, la probidad, la responsabilidad de los gobiernos en la gestión pública, el respeto por los derechos sociales y la libertad de expresión y de prensa”.

Etiquetas: