Jueves 5 DE Diciembre DE 2019
Opinión

Voces a favor de la Educación

Gran Campaña por la Educación despide a uno de sus precursores..

Fecha de publicación: 23-11-18
Por: Roberto Moreno Godoy

 

Anteayer, mientras los maestros marchaban por la ciudad reclamando recursos para financiar el incremento salarial que demandan, la Gran Campaña Nacional por la Educación llevó a cabo su última asamblea del año. En la misma, se rindió cuentas de las actividades realizadas en el 2018 y se profundizó en aspectos vinculados a la educación bilingüe intercultural y al rol del director como líder pedagógico de la escuela. Este movimiento ciudadano, liderado por ASIES y con la participación de decenas de organizaciones, ha sido ejemplo de constancia, visión y entrega. Por cerca de dos décadas ha elevado la voz a favor de la educación, insistiendo en que debemos asignar al sistema educativo los recursos necesarios para asegurar una educación pertinente y de calidad para todos los ciudadanos. Uno de los baluartes del esfuerzo es que nació y se ha mantenido vigente debido, primordialmente, a los aportes de las entidades que lo integran, quienes creen firmemente en el valor de la educación para la consolidación de la democracia, la movilidad social y el progreso de los pueblos. Por ello, su firme convicción de que no solo se debe aumentar el presupuesto para el sector, sino asegurar una adecuada calidad de gasto. Esto ha marcado el plan de acción del grupo, incluyéndose dentro de sus tareas primarias continuar la abogacía por más recursos, realizar auditoría social y difundir los resultados de estudios, que permita aprovechar la investigación para la toma de decisiones y para orientar las políticas públicas. Saber qué pasa en las escuelas, la difusión de las mejores prácticas y la identificación de las variables que inciden favorablemente en la efectividad escolar son determinantes para hacer un mejor uso de los recursos limitados de que se dispone. Por ello, al margen del necesario esfuerzo que se debe hacer para reconocer adecuadamente la labor docente, no se ha estado de acuerdo con que las autoridades negocien aumentos generalizados al gremio magisterial, sin que la medida esté vinculada a un mejor desempeño.

Aún tengo presente como si fuera ayer la visita que me hicieron en 1999 dos de los fundadores de ASIES, Arnoldo Kuestermann y Carlos Escobar Armas. Estando yo entonces en el Ministerio de Educación su visita obedecía a su intención de impulsar un movimiento social a favor de la educación, que recopilaría miles de firmas para exigir al Congreso de la República ampliar el presupuesto del sector. Me explicaron que no se trataría de un cheque en blanco ni de un respaldo irrestricto al Ministerio, pues este último debía garantizar el adecuado aprovechamiento de los recursos. Consecuentemente, el movimiento convocaría a todos los ciudadanos y organizaciones de la sociedad que creyeran en ello, pero mantendría autonomía y una distancia prudente del Mineduc. La noción de que era posible aglutinar a personas y entidades a favor de esta causa se materializó y ha dado valiosos frutos. Considero que uno de los aspectos que generó confianza en esta idea fue la credibilidad de sus precursores. Además del prestigio de ASIES, quienes se fueron adhiriendo a la Gran Campaña lo hicieron, en buena medida, por su confianza en la honorabilidad, capacidad y buenas intenciones de Arnoldo Kuestermann, Carlos Escobar Armas, Raquel Zelaya y otros miembros de dicha Asociación. Aparte de tener una demostrada capacidad de convocatoria, se dio el espacio para que el movimiento incorporase a otros y para que todos los participantes lo asumieran como algo propio. El fin de semana partió Don Carlos Escobar Armas, ciudadano notable e ilustre jurista, quien trabajó siempre a favor de una mejor Guatemala para todos. La Gran Campaña por la Educación es parte de su legado. Su memoria se mantendrá siempre vigente entre nosotros.