Martes 11 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Decimonónico

Del poder del Estado y sus organismos.

— Álvaro Castellanos Howell
Más noticias que te pueden interesar

 

El recién reelecto Presidente del Congreso expresó, el día que se anunció su victoria, que en Guatemala solo hay tres poderes del Estado… “ni cuatro, ni cinco; tampoco hay poderes extranjeros”.

Tácita afirmación, a mi parecer, que la Corte de Constitucionalidad (CC) no es un poder del Estado.

En lo que toca a la parte de su expresión que se refiere a “poderes extranjeros”, quién sabe si se refería a ciertas embajadas, a la CICIG, o a todas ellas.

En cuanto a la negación de la CC como un “poder” del Estado, yo entendí la expresión de esa manera, porque tiene un contexto muy particular: el diputado Galdámez, que integra Junta Directiva acompañando al Presidente Arzú, uno, o dos días antes de la elección parlamentaria, divulgó su plan de proponer una “consulta popular” con el fin de abolir dicha Corte.

No resistí la tentación de escribir sobre el “ninguneo” hacia la CC, por algunas razones que trato de condensar aquí.

El poder del Estado, realmente es uno solo. Distribuido entre varios organismos de dicho Estado. A ese poder, unitario, y proveniente del pueblo, se le llama a veces “soberanía” y a veces “poder constituyente”, dependiendo el contexto en el que se use.

El texto del Artículo 141 de nuestra Constitución Política, literalmente, dice: “La soberanía radica en el pueblo, quien la delega, para su ejercicio, en los Organismos Legislativo, Ejecutivo y Judicial. La subordinación entre los mismos es prohibida”.

Por lo tanto, podría decirse que, si el Presidente Arzú Escobar hubiese utilizado términos constitucionales propiamente dichos, habría dicho algo así como “Aquí hay tres organismos del Estado, ni cuatro; ni cinco”.

Eso equivale a adherirse a una visión decimonónica del ejercicio del poder.

Pero además, ¿cómo queda el Artículo 268 constitucional, que entre otras cosas, al crear la Corte de Constitucionalidad, declara que “actúa como tribunal colegiado con independencia de los demás organismo del Estado”?

Si el poder es uno, y en Guatemala si hay más de tres organismos constitucionalmente reconocidos, ¿qué quiso decir entonces el Presidente del Congreso?

Quizás se entienda, sí y solo sí, en el plan de trabajo de la nueva Junta Directiva se incluye una embarazosa iniciativa de enmienda que proponga “borrar del mapa constitucional” a la llamada “corte celestial”.

La “idea” de Galdámez de realizar solamente una consulta y no una reforma constitucional, para desaparecer a la CC, es inviable. Arzú lo sabe.

Estemos preparados, pues, para lo que viene.

Etiquetas: