Lunes 10 DE Diciembre DE 2018
Opinión

Presupuesto, sinécdoques y Cumbre Iberoamericana

“Creo que fue Italo Calvino el que dijo que en Italia empezó el fascismo a ganar el día en que un demócrata guardó silencio ante las peroratas que un fascista les impartía a los viajeros de un tren”. (Agustín Ruiz Robledo: La sinécdoque catalana, EL PAÍS)

— Edgar Balsells
Más noticias que te pueden interesar

 

Ya el amigo y colega Eduardo Velásquez abundó en detalles del foro realizado el viernes pasado en un hotel capitalino, en su columna del sábado intitulada “El presupuesto del Estado 2019 (II parte y final). Y ahora que La Antigua se engalana con la asistencia de gente muy importante, en la 26 Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, que se celebrará mañana y el viernes, muy bien conviene una reflexión a propósito de nuestro presupuesto y la Cumbre.

En el Foro indicado, tanto expositores como asistentes al mismo concluimos que en Guatemala, al menos, existe un divorcio entre los compromisos asumidos como país, desde el 2015, ante el concierto de naciones, frente a los Objetivos del Desarrollo Sostenible y su concretización en presupuestos del Estado y acciones concretas a nivel colectivo. A ese paso nos sucederá lo mismo que con los objetivos de desarrollo del milenio: sencillamente no los cumplimos y el país transita hacia una africanización de su desarrollo. Y si no me lo creen, un colazo desde la elegante Antigua hasta las aldeas y caseríos del corredor seco estaría más que comprobando tal conclusión.

Sinécdoque es confundir el todo con alguna de sus partes, y aquí se hace de todo con tal de cumplir con el dogma neoliberal de “tener un presupuesto equilibrado”, aquí los seguidores de Mises y Hayek, que pululan en los medios, practican las enseñanzas del diente al labio de sus maestros, pero en sus propuestas son ventajistas, individualistas y darwinistas sociales. ¿por qué digo esto? Hace poco, nuestro Ministro de Economía, un distinguido miembro de la élite empresarial del país, rindió declaraciones en el sentido que bien valía pensar en un agujero de Q4 mil millones en ingresos tributarios, a costa de reformar nuestra ley de zonas francas. Y luego presenta una propuesta para la creación de una costosa institución descentralizada, denominada PROGUATEMALA, que habrá de sustituir al PRONACOM y succionar fondos del Ministerio de Economía (un 30 por ciento de su actual presupuesto), más uno por millar de lo que el banco central reporte en las cuentas nacionales como el consolidado de la Inversión privada del país, que es cerca del 15 por ciento del PIB, a mi manera de entender tal propuesta ya lista para discusión parlamentaria.

Me pregunto yo, si la austeridad y el ajuste son el camino a seguir, y si se tienen enfrente los Objetivos del Desarrollo Sostenible, los presupuestos del Estado no debieran sentir el desorden de instituciones por crearse que desordenan lo reordenado con las propuestas de la escasez, a costa de la inversión social y en infraestructura que ha sido claramente recomendada hasta por la Misión del FMI que visitó el país, a raíz de la Consulta sobre el Artículo IV del Convenio Constitutivo de tal institución financiera internacional.

Numerosas sinécdoques califican a nuestro presupuesto como “antro de corrupción”, “alimento del déficit fiscal”, “Leviatán” y otros epítetos propios del diccionario neoliberal. Pero no se vacila en seguir creando complejos entes descentralizados, con juntas directivas compuestas con los de la foto, y sacrificios fiscales que perjudican a los sin voz, los que migran, los que no están organizados en gremios ni sindicatos.

Etiquetas: