Viernes 19 DE Julio DE 2019
Opinión

¿Sustentabilidad?

Los saberes ancestrales de los pueblos indígenas son la brújula para el nuevo Estado y economía.

Fecha de publicación: 10-11-18
Por: Franco Martínez Mont

Hablar de sustentabilidad ambiental no significa apelar a la filantropía capitalista, tampoco es una variable residual de la globalización neoliberal, ni mucho menos hace alusión a la lírica de las políticas públicas incrementales.

Más bien, para que los sistemas biológicos se mantengan productivos con el transcurso del tiempo, estableciendo un equilibrio de las especies con los bienes naturales, necesitamos replantear un modelo alternativo de desarrollo económico, donde los derechos de la naturaleza tengan rango constitucional y sean la piedra angular de las vidas, rebasando la egolatría del ‘Homo sapiens’.

Analizando el contexto geoeconómico y su influencia en la economía nacional ¿De qué tipo de sustentabilidad ambiental hablamos cuándo para 2017, según el PMA existen 820 millones de personas con hambre en el mundo? ¿Cuándo la brecha ricos-pobres es colosal: 0.7 por ciento de la población mundial controla el 46 por ciento de la riqueza global en 2017 (diez mega-transnacionales)? ¿Cuándo el 77 por ciento del consumo global de energía proviene de combustibles fósiles? ¿Cuándo el mercado oligopolizado guatemalteco depreda y privatiza los bienes naturales –de dominio público– con total impunidad, violencia y corrupción? ¿Cuándo el 82 por ciento de la propiedad, uso y tenencia de la tierra la poseen 25 familias en el país?

En la realidad concreta, los efectos del modelo extractivista, energético, agroindustrial y narcoganadero son devastadores para los pueblos indígenas, quienes han sido perseguidos, criminalizados y asesinados por la defensa de sus territorios, agua e identidad.

Por ejemplo, en Huehuetenango actualmente existen más de 275 conflictos agrarios, hay 25 focos de conflictividad socioambiental (hidroeléctricas, minería, contaminación de ríos y otros), un territorio interétnico, transfronterizo, con precaria presencia del Estado y que en los comicios 2019, la violencia aumentará por móviles electoreros. Los municipios con mayor conflictividad son Santa Cruz Barillas, San Mateo Ixtatán, Santa Eulalia, Malacatancito y San Juan Ixcoy.

No obstante, ¿Cómo construimos sustentabilidad en países dependientes del capitalismo global con oligarquías agrarias expoliadoras y cooptadoras del Estado?

Las claves se encuentran en replantear un modelo alternativo, basado en la economía social solidaria y desarrollo rural, conservación de bienes naturales desde la gestión comunitaria indígena, industrialización de las Mipymes a nivel regional y la implementación de planes de adaptación y mitigación del cambio climático.

framont@gmail.com