Jueves 15 DE Noviembre DE 2018
Opinión

¿Un Metro para la ciudad de Guatemala?

Los sistemas de movilidad urbana en una ciudad que crece constantemente requiere de una infraestructura que permita contar con medios de locomoción eficientes, confiables y seguros.

— Juan José Micheo Fuentes
Más noticias que te pueden interesar

 

Las grandes metrópolis alrededor del mundo están confrontando congestionamiento vehicular en grandes proporciones como resultado de múltiples factores, entre ellos: crecimiento demográfico, incesante proceso de urbanización, flujos migratorios internos, deficientes sistemas de transporte masivo y aumento de flotillas vehiculares que rebasa cualquier
infraestructura vial posible.

A nivel mundial, la transportación colectiva no se da abasto, tal el caso de ciudades convulsionadas como São Paulo en Brasil, donde habitan 19 millones de personas con un parque vehicular de 7 millones de automotores. Solo como referencia Guatemala, en el área metropolitana cuenta con una población de 4 millones de personas y moviliza un millón de vehículos. En aquel país el problema es gigantesco, casi inmanejable; hay días donde se registran hasta 700 kilómetros de colas y tráfico lento y eso que tienen buenos sistemas de transporte colectivo. Por tal razón están destinando dos millardos de dólares para implementar un plan maestro de movilidad urbana.

La meseta central donde se asienta la ciudad de Guatemala agotó su territorio, el crecimiento se trasladó a los municipios aledaños convirtiéndolos en ciudades-dormitorio. El congestionamiento en buena medida se debe a que las carreteras desde los cuatro puntos cardinales convergen al casco de la ciudad, y los barrancos imposibilitan la interconexión entre áreas vecinas. Las autoridades municipales han emprendido medidas atinadas como el Transmetro, viaductos, semaforización satelital y se han abierto las primeras ciclovías. Acciones necesarias pero insuficientes para dar sostenibilidad a una ciudad que se urbaniza a pasos agigantados.

Para darse una idea un proyecto de funicular acarrearía 6 mil pasajeros por hora comparado con un sistema como el Transmetro que mueve 15 mil y un Metro que podría transportar hasta 115 mil personas por hora. Los sistemas de movilidad urbana en una ciudad que crece constantemente requiere de una infraestructura que permita contar con medios de locomoción eficientes, confiables y seguros. Una solución que ha rendido buenos resultados en otras latitudes es el Metro, subterráneo o de superficie con conexión a centrales de transferencia y grandes playas de estacionamiento vehicular.

Países más pequeños como Panamá con 1.3 millones de habitantes en el área metropolitana, nos ha dado ejemplo de que las cosas sí se pueden hacer cuando se trata de romper paradigmas. El costo de un kilómetro de un Metro elevado puede costar alrededor de US$50 millones. Según cálculos en Guatemala, sin contar con un subsidio estatal, el boleto estaría costando alrededor de Q4, equivalente a US$0.55. El valor del pasaje en Panamá es de 35 centavos de dólar por viaje. El Metro de Medellín cuesta por ticket US$0.50, el del Distrito Federal en México vale US$0.45 y en Buenos Aires US$0.60. Hasta el momento no se ha encontrado otra opción al Metro que compita mejor en precio y velocidad para movilizar a tanta gente. En el caso de nuestro país sí se necesitaría que el Gobierno subsidie una parte del valor del pasaje.

En Guatemala es aconsejable un Metro elevado –que no ocupe los espacios viales, a través de tramos por encima de las calles–; inversión cuantiosa que debería permanecer en la esfera privada, en una concesión a largo plazo. La globalización exige ser más competitivos, los embotellamientos de tránsito perjudican la salud, el medioambiente y lo sufre el bolsillo del ciudadano. Los guatemaltecos merecemos medios de transporte eficientes, puntuales, cómodos y seguros; soluciones de largo alcance son la clave, no remedios caseros. O empezamos ya o el costo económico y social de postergar el uso de mejores medios de locomoción masivos será muy alto.

Etiquetas: