Lunes 14 DE Octubre DE 2019
Opinión

Que siga la pachanga

No sería raro al paso que vamos, que los maistros exijan un bono para quitarse la goma dando clases si les da la gana.

Fecha de publicación: 30-10-18
Por: Amílcar Álvarez

 

En el desmadre que vivimos de forma natural se dan color los especialistas en faltarle el respeto al pópulo, de esa cuenta vemos al diputado jengibre en toda su plenitud enseñando lo que ha sido es y será. No puede ser de otra manera al oírlo con su voz de tenor remoto cantando en las tinieblas, proponer y decir barbaridades como si en lo más escondido del alma o por encima de su cabeza, surgiera un odio jarocho por el sufrido que nada le debe, al contrario, unos pendejos votaron por él, ocupando el cargo avalado por un pelón que asustaba diciendo a cada rato en la campaña electoral ridículo…, menos mal que no ganó, porque el mentado jengibre sería colchoneta oficial. En este tiempo el desprestigio de los políticos llega a tal extremo, que la gente desesperada hace cola y da pisto para rendir un homenaje popular a los diputados con una paella gigante, condimentada con sabores y un producto más barato y mejor que el racumín, conocido en La Terminal como la última cena. Así dejan de joder y se van con pancho de una vez por todas sin tanta bulla, garantizándoles un entierro amenizado por la banda marcial o la de Junio o Julio guerra, tocando las golondrinas y el que se fue… sin rendir cuentas. Y si no les gusta la comida, pues una pachanga con guaro fino y la sonora pero con dinamita de verdad, y volaris gratis a la miércoles de este mundo cruel, que no los comprende denunciando lo que se clavan y dejan de clavar…

El colmo de los colmos es que en Xela una bola de cabrones se recetó un bono antiestrés, pidiendo otros listos por si las flys un bono anticoagulante. Y no sería raro al paso que vamos, que los maistros exijan un bono para quitarse la goma dando clases si les da la gana, que no les cuenten las costillas muy seguido, y seguridad para no ser molestados por los padres de familia que tratan de cobrarse lo que les deben, especialmente Joviel. Cuentas atrasadas que según el procurador no tienen obligación de pagar porque al tenor de la ley que se recetaron los diputados, el que las debe no las paga. Diciendo con razón el diputado jengibre que en este país solo cárcel somos: al bote por aquí, al bote por allá… No señores, el que cometa un delito si es político que se regenere en Capri o Roma, pidiendo consejos a Sinibaldi para burlar la polaca y regresar hablando italiano. Juicio muchá, respeten el derecho de ser mañoso y jodan a los honrados por darle mal ejemplo a la juventud y mejor si les dan agua, no vaya a ser el diablo y se vuelva pandemia afectando a los países vecinos.

Y como esos cuates no le temen a nada, con orgullo gay celebran que agarraron 100 de ISIS, 40 de PISCIS y 2 LIBRAS de hueso en GEMINIS 10 con su estado mayor y menor, pensando la Mocosita y Chabelo que gobernarán 15 años y tienen alineado al hexágono y al pentágono para negarle visas a los que investigan quién paga los melones del lobby en Washington. Desafiando al emperador diciéndole que se vaya por donde vino, que aquí no se detiene a los migrantes en tropel, por andar con el cuento del muro y hacerse el loco con la mano de obra barata ofrecida. Que la Constitution dice que son chapines y esa condición se respeta o interponen un amparo de esos que no hay modo que la CC resuelva, sin dejarlo gobernar ni corregir el desmadre de montañas, volcanes y ríos que impiden tapar los hoyos en las carreteras. Que la ayuda que dan es menor a lo que se clavan de IVA al año los patriotas que odian a don Iván, y si deciden pagarlo pues asunto arreglado y parte sin novedad, y si tanta es la cosa que hagan un cartucho. Que por gusto se quemó las cejas peleando con la CICIG sin lograr al final de cuentas y de cuentos nada de nada, solo darse color y que le mienten la mother un día sí y otro tambor, que todo fue estéril y no lo meten al tambo por el arcángel seven eleven. Que al dejar la guayaba vivirá lejos del calor y los mosquitos con la ilusión de echarles flit, sin poder regresar como no sea a terminar de joder lo que jodió. Que espera el perdón del olvido bailando rumba y no andar sin rumbo en la oscuridad de la vida, agarrado de la nostalgia del poder dándole duro al ron Coloso. Perdiendo el apetito bárbaro de meter la pata por el ácido úrico en el dedo gordo y la rabia, al morderlo una gata de la calle ocho…