Viernes 18 DE Octubre DE 2019
Opinión

La esencia…

La esencia es aquello invariable y permanente que define la naturaleza de las cosas y de las personas…

Fecha de publicación: 27-10-18
Por: Carlos A. Rodas Minondo

Para la metafísica, la esencia es la realidad persistente de un ser más allá de las modificaciones que surgen por lo accidental; esto quiere decir, en otras palabras, que independientemente de los cambios superficiales que atraviese una persona o cosa, su esencia, (que representa los rasgos que los hacen únicos) se mantendrá intacta. Los humanos somos esencialmente espirituales, nuestra naturaleza es espiritual como la base de nuestro ser. Nuestra integridad basada en valores espirituales es parte de nuestra esencia. Los verdaderos valores son espirituales, y nuestro comportamiento se basa en esos valores como seres humanos dentro de una sociedad civilizada. La esencia es trascendental en nuestra existencia. El mundo con el pasar del tiempo, ha experimentado cambios, las sociedades en las diferentes épocas están sujetas a experimentar cambios, la tecnología avanza, mejora, existen cambios en cómo hacer las cosas, surgen nuevas formas y métodos, las cosas cambian de nombre, aunque se mantenga el concepto, todo porque el hombre a través de la Ciencia y uso de la tecnología, busca el desarrollo para una vida mejor. Todo esto está bien, el avance y desarrollo del mundo por el mayor conocimiento del hombre aplicado para desarrollarse en un mundo mejor materialmente hablando, pero esa base fundamental son las cosas que no deben ni pueden cambiar, como lo son los principios e integridad de la esencia espiritual a que nos referimos. Nuestra naturaleza es nuestra esencia y no podemos ir en contra de ella, o buscar cómo burlarla o tratar de cambiarla. Desafortunadamente, el hombre en las sociedades de hoy pretende cambiar la esencia de las personas. Nacimos como somos por naturaleza. En el caso del sexo, se trae de nacimiento, somos esencialmente de sexo masculino o femenino, y cambiar la realidad de nuestra esencia, es ir en contra de Dios y la naturaleza y eso está mal. Este ejemplo tan brutalmente real, lo estamos viviendo desde hace mucho tiempo, y hoy está ganando cada vez más la aceptación de las sociedades. Esta situación, no es más que la decadencia de las sociedades del mundo, que se ha alejado de Dios y ha creado Dioses falsos, cambiando radicalmente los verdaderos valores por valores equivocados del mundo de hoy. La sociedad se deja llevar por la influencia del mundo, de los poderes que manejan las economías, el materialismo y consumismo antes que todo como lo más importante. La carrera de la vida detrás del tener más que el ser. Esa mentalidad que para lograr lo que quiero paso por encima del vecino, es la mentalidad del mundo. Este es el grave error de valores equivocados que promueven las sociedades de hoy. En las sagradas escrituras dice claramente; “Busca el reino de Dios y su Justicia, y lo demás vendrá por añadidura”. Muy clara referencia de las prioridades de la vida y de los verdaderos valores, para lograr la verdadera prosperidad. Muchas Iglesias evangélicas hoy en día promueven una abundancia materialista por encima de todo. Son las Iglesias con la filosofía de este mundo, en donde sus seguidores caen a los pies de grandes farsantes (pastores) que se enriquecen a sus costillas y prometen la Gloria, la abundancia y una prosperidad fácil y rápida aportando el diezmo. Si bien es cierto el que da recibe, pero no para enriquecer a nadie y en el tiempo de Dios, no de nosotros. Según mi opinión, en la historia del mundo, el hombre llega a crear grandes Imperios que florecen y se desarrollan a su máxima expresión, para luego caer en decadencia por la pérdida de los verdaderos valores cayendo en pecado. Son eras de esplendor de renacer y crecimiento para luego caer, por no hacer lo que Dios manda, así es de forma cíclica. Al final, irremediable y desafortunadamente, ya vamos en una era más de decadencia de las sociedades hasta llegar al colapso, porque lo que está mal tiene que terminar, para dar inicio a una nueva era, y así sucesivamente… La vida en este mundo, es un abrir y cerrar de ojos en nuestra existencia, y viviéndola basada en los verdaderos valores, lograremos ser mejores en la vida eterna…