Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Opinión

Solo historia (Parte II)

Nada de posverdad

— Mario Mérida
Más noticias que te pueden interesar

 

Inicie esta serie de artículos de mi primer libro Testigo de Conciencia, periodismo de opinión documentado (2000) –que espero reimprimir–. Escrito para rescatar lo que se dejó de publicar y se continúa sin hacer público, por ejemplo, la primera reunión con la guerrilla en Madrid, España, hace 31 años a la que asistí acompañando al licenciado Roberto Valle y Alfonzo Alonzo, designados por el licenciado Cerezo (1987). Encuentro comentado en Danilo, Odette, la paz y yo. En el mencioné, cómo conocí “A Danilo Barillas en 1976 en una reunión social a la que ambos asistimos por diferentes razones. Lo importante de esta coincidencia fue la conversación respecto a su ensayo titulado La Democracia Cristiana y su posición ente el Ejército de Guatemala hoy. “De la señora Odette Arzú de Canivell, comenté su esfuerzo por lograr el éxito de la reunión”. Esto por la desconfianza de políticos, empresarios y militares nacionales debido a su amistad con Juan Pablo de la Iglesia, responsable para Latinoamérica.

El primer artículo del libro fue La otra memoria histórica (1998). En donde transcribo y comento los titulares publicados por los periódicos vigentes durante el gobierno del presidente Jacobo Árbenz (1951-1954), iniciando con El Espectador: Fueron vilmente asesinados Cosme Viscovich y compañeros(16/julio/1954); El Imparcial: Tributo de fervoroso patriotismo a los héroes caídos en batalla (17/julio/1954); Prensa Libre: Salvajes torturas a otras víctimas del comunismo, don Manuel Estrada Sáenz (19/julio/1954).

“Después de 44 años –ahora 64–. Es importante recordar a los guatemaltecos esta dolorosa parte de nuestra historia y preguntarnos”: “¿Debemos juzgar jurídica y moralmente a quienes se declararon simpatizantes de los antiguos camaradas, ahora que finalizó el enfrentamiento armado interno?; ¿debe el gobierno resarcir a los hijos o nietos de aquellas victimas del comunismo, como se hizo con quienes permanecieron alzados contra el Estado los últimos 36 años?; ¿por qué a los que denominaron anticomunistas dejaron de conmemorar a sus mártires? Y ¿debemos olvidar esa parte de la historia, en aras de consolidar la reconciliación nacional?”

El artículo finaliza con un párrafo de la Carta Pastoral, firmada por Mariano Rossell, obispo de Guatemala: “… Habéis, amados hijos de Guatemala vencido al comunismo internacional arrojándolo del suelo patrio”. Si hubiera sido contemporáneo del papa Francisco, hoy sería San Mariano.

Etiquetas: