Viernes 24 DE Mayo DE 2019
Opinión

Otra fallida “Alianza”

El fracaso del plan no se debe a los montos establecidos, puesto que no es un problema de cantidad, incluso no lo es de calidad, el gran problema es de fondo.

Fecha de publicación: 23-10-18

 

Recuerdo cómo a inicios del 2015 se anunció el Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (PAPTN) con bombos y platillos. El entonces vicepresidente de EE. UU. Joe Biden presentó la misma con una columna publicada en The New York Times (A plan for Central America 29/01/2015). Juan Orlando Hernández también dio a conocer la misma en Honduras como una iniciativa propia, cual líder centroamericano, mientras sus homólogos Sánchez Cerén y Pérez Molina se sumaron a un plan que se nos vendió como la hoja de ruta de la prosperidad para Guatemala, El Salvador y Honduras. Solo les faltó poner un “Ahora sí” después de varios planes, programas y “Alianzas” lanzadas para mejorar la situación de la región en el marco de la política exterior de EE. UU.

Pero claro, siempre se nos olvidan ciertos elementos fundamentales sobre la naturaleza de la política exterior de las grandes potencias, en específico la de EE. UU. que, al abrir sus carteras, aunque sea ofreciendo migajas, los gobiernos centroamericanos y la mayoría en América Latina firman donde sea con tal de agenciarse un puñado de dólares. Aparte de la cooperación anual que se otorga en el marco de la USAID el dinero ofrecido por el PAPTN no se encuentra cerca de los diez primeros lugares de países que reciben cooperación financiera de los EE. UU. a pesar de que nuestras necesidades son mayores. Pero el fracaso del plan no se debe a los montos establecidos, puesto que no es un problema de cantidad, incluso no lo es de calidad, el gran problema es de fondo.

La raíz que dio vida al PAPTN fue la crisis de los niños migrantes en la frontera de EE. UU. (2013 – 2014) una crisis que no tuvo el impacto mediático que hoy en día tiene la caravana de migrantes hondureños. Una crisis que no se ha estudiado lo suficiente y que por puras cuestiones de corrección política no se atendió de fondo. Cuando el expresidente Barack Obama anunció primero su intención y después presentó lo que era su “novedosa y ambiciosa” reforma migratoria muchos se animaron a migrar puesto que iba a ser mejor que la reforma se cumpla con uno dentro de territorio estadunidense que fuera y de ahí la avalancha de migrantes, muchísimos de ellos niños. Y así se aprobó y se presentó el flamante PAPTN como un medio “para que los centroamericanos no migren a EE. UU.” primero y después lo de la prosperidad en letra pequeña y con las complicaciones de siempre, puesto que la Alianza fue concebida como la excusa perfecta de los EE. UU. ante la crisis centroamericana.

@robertoantoniow

Etiquetas: