Lunes 22 DE Abril DE 2019
Opinión

Se están apagando las luces

No dejemos que la oscuridad vuelva a reinar en el país, estamos a tiempo de rescatar al Estado de las manos de las mafias.

— Miguel Ángel Albizures

 

La oscuridad empieza a reinar en todo el sistema de justicia, las luces de esperanza que las dos últimas fiscales, Claudia Paz y Paz y Thelma Aldana, junto a la CICIG, habían empezado a brillar después de décadas de penumbra, son apagadas, sin vergüenza alguna, para que la impunidad impere y los miembros del Pacto de Corruptos continúen sin preocupaciones y con la seguridad que nada podrá contra ellos, por eso su interés en que las instituciones, encargadas de aplicar la justicia, sigan maniatadas y amordazadas para que no osen decir nada.

El beneficio de la duda otorgado a la fiscal general del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras se vino abajo de golpe, y queda claro que el MP se pone, incondicionalmente, al servicio del Presidente y de la juntita que maneja al gobierno. Así lo demuestra la “limpieza” entre fiscales claves, con amplia experiencia en la institución, parece que lo más importante para la Fiscal General es rodearse de elementos sumisos e intentar desacreditar, al máximo, a la fiscal anterior, al tiempo que se paralizan casos emblemáticos iniciados con anterioridad.

La ofensiva claramente desatada contra el sistema de justicia, incluye la negación de visas a once investigadores de la CICIG, para proteger a los involucrados en casos de financiamiento ilícito y a muchos que, por diferentes casos, están en prisión o tienen órdenes de captura. Por eso también se nombró un Ministro de Gobernación reaccionario, que descabezó a la Policía Nacional Civil, cambiando mandos. Por otro lado, sigue la guerra contra Iván Velásquez y la CICIG, e incluso en contra de los Magistrados de las Cortes que no se pliegan a lo que el dictadorzuelo quiere. Y todavía tiene el valor de decir que no defiende corruptos, que puede mirar a los ojos y agradecer a Dios porque no es corrupto ni ladrón, nos remitimos a los hechos para decir, sin temor a equivocarnos, que el gobierno de Jimmy Morales es uno de los peores, que con el apoyo de un Congreso plagado de corruptos, hemos tenido en los últimos tiempos.

Lo peor de todo es que ante semejantes actitudes fascistas, muchos siguen creyendo que a esta grave situación de retroceso se le puede hacer frente con mensajitos en las redes sociales, que mandan desde sus casas u oficinas, y no con un rechazo contundente en las calles, frente al Palacio Nacional, frente al Congreso y ahora con mayor razón frente al Ministerio Público, para decirle a la Fiscal General que no se pliegue al Pacto de Corruptos y que si dice ser “una mujer de derecho” que no sirva a los corruptos. No dejemos que la oscuridad vuelva a reinar en el país, estamos a tiempo de rescatar al Estado de las manos de las mafias. Las antorchas deben volver a iluminar las calles y a despertar la conciencia del pueblo adormecido, pues de lo contrario, en medio de la oscuridad, la muerte nos ronda a quienes, de una u otra forma, luchamos por el funcionamiento real e imparcial del sistema de justicia, pilar indiscutible de un país democrático.

Etiquetas: