Martes 20 DE Agosto DE 2019
Opinión

La cuarta fase de la represión del régimen Ortega / Murillo

Quiere Amnistía a cambio de Libertad.

Fecha de publicación: 17-10-18
Por: Guillermo / Cuero Vandálico.

 

El día de hoy, domingo 14 de octubre del año 2018, Año del Despertar del Pueblo, Daniel Ortega ha hecho realidad su amenaza de no permitir más protestas de la oposición cívica en las calles de nuestro país. La Cuarta Fase de la Represión ha desnudado su cara amarga y violenta, Criminalizar la Protesta Ciudadana, sacando a las huestes policiales y parapoliciales en contra de la ciudadanía, golpeando y secuestrando a todos aquellos que han identificado como líderes de las movilizaciones.

Están lejos de entender que de nada sirve la amenaza, la cárcel y la represión indiscriminada cuando el Pueblo ya despertó, cuando el Pueblo ya decidió salir de esta Dictadura, cuando el Pueblo inicio su largo caminar hacia la Libertad, la Justicia y la Democracia. Ortega trata desesperadamente de aferrarse a lo poco que le queda como soporte de su régimen criminal: la Policía y los paramilitares, ahora convertidos por decreto personal en fuerzas para-policiales. Está plenamente convencido que todos aquellos que ahorita mismo están en las rotondas son empleados públicos obligados, amenazados con el despido, denigrados por la necesidad de mantener a sus familias. Con ellos no cuenta ni para el mediano ni para el largo plazo, este último casi inexistente toda vez que el cerco internacional se cierra, lenta pero inexorablemente.

Ortega está más que claro que su única salida es una negociación y si es internacional, mejor. Ortega sabe que no le queda más alternativa que salvarse él, su familia y el círculo más cercano y solo la comunidad internacional puede garantizarlo. Ortega sabe que no podrá salvar el capital acumulado a base del saqueo, si no entrega al resto de sus compinches que han asesinado, torturado, secuestrado y encarcelado. Llegado ese momento, NADIE importara más que su círculo. Ni Avellán, ni Porras, ni Moreno, absolutamente NADIE será más importante que los escogidos por él y su mujer.

Por eso las acciones como las de hoy, encarcelando, golpeando, secuestrando, sometiendo a la capital a un virtual Estado de Sitio, con una fuerza de ocupación uniformada, actuando ilegalmente. Ortega quiere imperiosamente obligar a que el pueblo acepte sus condiciones para negociar, sobre miles de encarcelados, líderes y lideresas de la protesta ciudadana. Se sabe acorralado y quiere tener que ofrecer en una negociación, algo que es sensible para el pueblo, sus presos políticos. Quiere Amnistía a cambio de Libertad. Libertad para nuestros presos políticos, los capturados antes y los capturados hoy, a cambio de Impunidad. El cerco se cierra para Ortega, lo sabe él y lo sabemos nosotros.

Etiquetas: